Web3: El futuro de internet

Actualizado: 9 dic 2021


Fingers-Tumisu  y Graffiti-OpenClipart_Vectors Pixabay
Fingers-Tumisu y Graffiti-OpenClipart_Vectors Pixabay

Estamos asistiendo al nacimiento de una nueva revolución social y económica: La descentralización asociada a Internet, de la mano de nuevas tecnologías como el BLOCKCHAIN.


Si hace años los Estados, los legisladores, las grandes fortunas, los bancos y las empresas, ignoraron o ningunearon a esos “outsiders” ruidosos que hablaban de cadenas de bloques, MONEDAS VIRTUALES y democratización de la seguridad, o, más recientemente, de “palabros” tan raros como el “METAVERSO”, los “NFTs”, los “SMARTS CONTRACTS”, los "CRYPTOPUNKS" o“DEFI”; tachándolos, incluso, de oscurantistas y poco transparentes, hasta acercarlos a la consideración de “fuera de la ley”, embaucadores o especuladores, ahora puede que se tengan que replantear todo porque la Web3, que es como se denomina a esta nueva corriente, está siendo adoptada por la sociedad “mainstream” y viene para solucionar los problemas del Internet actual.


Cointelegraph | 101 Blockchains
Cointelegraph | 101 Blockchains

¿Y cuáles son esos problemas?


Internet nació como un espacio abierto de utilidad global.


Sin embargo, los dueños de la tecnología han mantenido un control absoluto de lo digital convirtiendo la web en un reflejo del mundo real, donde los contenidos y los recursos transitan por infraestructuras centralizadas en manos de grandes marcas, que abren o cierran el paso a los demás según les conviene, o utilizan nuestra información para su beneficio, mientras que el resto lo aceptamos o nos vemos en la obligación de adaptarnos, en el sentido de que ponen las reglas y tan sólo tenemos la opción de aceptarlas o dejarlas.


Cualquier otra elección se entenderá como “ir en contra”.


¿Qué es la Web3?


Algo que está en pleno desarrollo y que nace de la WEB SEMÁNTICA, volviendo a los orígenes de lo que se suponía debía ser Internet, es decir, autónoma, inteligente y abierta para todo el mundo.

La base es la descentralización, mediante la cual no dependemos de servidores centrales que, además, ejercen de guardianes, sino que todo el mundo crea, es dueño de su información y datos, y contribuye a su distribución, haciendo que el ecosistema funcione perfectamente.


En este sentido debemos entender que en la Web3 encontramos:


  • Una DAO (DECENTRALIZED AUTONOMOUS ORGANIZATION), una revolucionaria forma de organizar y hacer funcionar organizaciones basándose en algoritmos computacionales (smart contracts) y sus reglas de cooperación de forma descentralizada a través de tecnología blockchain (cadena de bloques), que no está vinculada a ninguna regulación o ley en particular, donde se brinda inmutabilidad, autonomía y transparencia.

  • No existe un servidor central (empresarial, financiero o gubernamental) que tome las decisiones del cambio por nosotros, sino que se basa en la automoderación tecnológica con el interés común como esencia de su gobernanza, en lugar de cierta toxicidad de las grandes plataformas globales.

  • El principio de Comunidad.

  • Construir de forma abierta a través de desarrolladores OPENSOURCE que entienden que Internet tiene que ser creativo: el paraíso de los creadores de contenido y software.

  • Dirigirse a la ECONOMÍA TRANSPARENTE, donde el resultado no depende de intermediarios o permisos interesados.

  • Se abre la puerta al llamado “OWNERSHIP ECONOMY”, un sistema donde los usuarios también son propietarios de las aplicaciones que utilizan gracias a los tokens, que están disponibles en los EXCHANGES DESCENTRALIZADOS y que dan voz y voto a los usuarios dentro de las DAOs que crean sus vídeos, sus fotos, de todo su contenido, aplicaciones, juegos y software favoritos, permitiéndoles participar activamente en el desarrollo de los mismos, siempre que tengan algo interesante que aportar.

  • Si no te gusta la plataforma donde estás, simplemente podrás mudarte a otro sitio sin perder nada.

  • Se reajustan incentivos, entre creadores, consumidores y la propia plataforma.

  • Se protege a todas las partes interesadas.

¿Qué rol tiene la blockchain dentro de Web3?


La blockchain, en un principio, puede recordar a las REDES P2P, donde cada uno aportaba su granito de arena para compartir archivos con la comunidad.


En blockchain, la comunidad aporta los recursos necesarios para que la red funcione y, a cambio, recibe una recompensa por ello.


Imaginemos, por ejemplo, que construimos una Web3 en la blockchain de ETHEREUM:

  • Cada nodo pondrá a disposición de la web su poder computacional para dar soporte a la red. En otras palabras, ya no harán falta servidores centralizados que controlen todo el tráfico de internet. La comunidad dará el soporte a través de la blockchain.

Todos hemos vivido UNA CAÍDA de Facebook, WhatsApp o del SEPE.

Las caídas de servidores son la consecuencia de tener todo el poder computacional en un mismo sitio. Si falla, se cae la red entera.

  • La blockchain no sólo soluciona este problema, al no necesitar servidores centralizados para funcionar, sino que también elimina el dilema de la propiedad de los datos y la privacidad en internet.

  • Por primera vez, podremos elegir qué hacer con nuestros datos, ya que tendremos la propiedad de ellos, podremos decidir venderlos o mantenernos completamente anónimos.

El impacto en las redes sociales, y en cómo se maneja la información dentro de ellas, es más que evidente.

¿Qué pasaría si tienes una audiencia en Instagram de 100K seguidores, más de 5000 posts y que la empresa por algún motivo te cierre la cuenta?

Perderías todo tu contenido y todos tus seguidores porque de algún modo, no son tuyos. Se los estás alquilando a la plataforma para que ellos extraigan todo ese valor que tú proporcionas a la red en forma de publicidad.

Al final te quedas sin el trabajo de toda tu vida por la cuestionable interpretación de un código de conducta por parte de una empresa parcial que aboga por los intereses de los lobbies que la sustentan.


Lo mismo pasará con blogueros, activistas políticos en países sin libertad de expresión, o simplemente tú, que no quieres que Google sepa lo que quieres por Navidad porque te ha escuchado hablando sólo a través de su altavoz inteligente y se está forrando a costa de bombardearte con anuncios de “SATISFYER”.

  • Gracias a la Web3 lograremos libertad frente a la censura en internet, al no haber ninguna autoridad central que gobierne sobre los datos que puedan o no publicarse en la red.

  • Cualquiera en cualquier parte del mundo podrá conectarse y expresar su opinión.

Mientras que en Web2 necesitabas un correo electrónico para poder crearte una cuenta en tus webs favoritas, lo que en gran medida compromete tu privacidad al pedirte un montón de información personal para crearte el correo o abrirte la cuenta, en la Web3 la identidad estará ligada a una WALLET o billetera digital.

  • Las wallets son completamente anónimas y sólo ligarás tu información personal si tú decides hacerlo, pero nunca será requisito indispensable para poder disfrutar de los servicios que deseas.

¿Y cuáles serán los retos o los puntos débiles de la Web3?


Lo primero que podríamos pensar es:

  • Como facilitar herramientas a los desarrolladores para que todo el mundo pueda interactuar.

  • El acceso global, aún en manos de esas grandes marcas.

  • El intento del control institucional.

  • La Web3 es un modelo donde debes poseer tokens digitales como NFTs para poder participar. No todo el mundo está dispuesto a comprar estos activos para participar en ella.

  • La solución que se está dando para este problema son los AIRDROPS, incentivos que las DAOs, o los proyectos, dan a sus usuarios por cumplir una serie de tareas o simplemente por lealtad.

  • Otro problema es la rapidez de la red, al no tener un servidor centralizado que maneje toda la información, sino que tienen los nodos repartidos por todo el planeta el sistema, es aparentemente más lento: La solución es simple, cada vez se crean procesadores mucho más rápidos y con la llegada de la computación cuántica al público general, el mundo tal y como lo conocemos cambiará para siempre en pro de la virtualización y el metaverso.

  • La delgada línea entre lo real y lo virtual desaparecerá y habrá muchísima gente que preferirá vivir conectada a la red de una manera tan inmersiva que por ahora sólo podemos ver en películas.

Queda mucho camino por recorrer.

El ecosistema crypto apenas se está dando a conocer al mundo, a pesar de llevar 10 años entre nosotros desde el nacimiento del Bitcoin.

El BIGDATA es el gran negocio del S.XXI y las multinacionales llevan años acaparando todo el pastel, y así es como han conseguido las mayores empresas tecnológicas, GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) toda su fortuna.

Ahora es cuando parece que nos estamos dando cuenta del valor que tenemos como individuos dentro de Internet.

Ha llegado la hora de recuperar el control. El futuro es la democratización de internet. El futuro es Web3.


Este post es fruto de la colaboración de JUBEI K., un especialista en energías renovables e inversor en criptomonedas en Canarias, y PAT KENNE.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti