Vicente Henríquez Expósito


Mario Cabrera y Pat Kenne-El pasado protegiendo el futuro de Vicente Henríquez
Mario Cabrera y Pat Kenne-El pasado protegiendo el futuro de Vicente Henríquez

Llegó a SENSEI a través de una entrevista que hicimos entre estudiantes de Derecho de la UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA, y como becario.


En ese primer contacto, creyó que éramos muy aburridos, pero le llamaba la atención lo que había leído sobre nosotros, y nosotros, a pesar de su seriedad, vimos en él algo diferente.


Desde entonces hemos podido constatar que además de serio, cuando la situación lo requiere, es lo que se denomina como "un mirlo blanco": una de esas personas poco comunes, que destaca por tener cualidades excepcionales y siempre positivas.


Lo que sigue son sus propias palabras, pasando de ser un becario a un colaborador necesario de SENSEI. Desde nuestra parte tan sólo palabras de agradecimiento por su entrega y pasión:

"Siempre creí, y la vida me lo ha enseñado de sobra desde mi infancia, que los únicos antídotos contra la estupidez y la barbarie son la educación y la cultura.
Desde siempre me ha gustado leer, inculcado por mi madre y mi abuelo al verlos leer. De muy pequeño leía la prensa: sí, es muy poco común que un niño pequeño lea el periódico. Incluso podría de decir que es muy poco común que un niño lea en general.
Yo leía lo que cayese en mis manos: un comic, cualquier libro que me regalase mi hermana, o el manual de funcionamiento de la lavadora. La cuestión era leer.
Estaba convencido de que era la mejor forma de aprender día sí y día también; con el objetivo de tener conocimientos y al menos estar informado, y poder tener eso que hoy se llama pensamiento crítico.
Nunca he tenido referentes como tales, pero si personas especiales, como mi tío JOSÉ JULIO, que esté donde esté espero que esté orgulloso de ver como he crecido y he ido poco a poco logrando objetivos.
Mi familia materna es de cuna futbolera, y me contagiaron la pasión por el deporte, especialmente el fútbol y, a raíz de ello, he cultivado un espíritu competitivo, pero no con los demás sino conmigo mismo, buscando mejorar siempre y ser una persona responsable en todos los ámbitos, porque la imagen y las acciones de cada uno nos definen como personas.
Al acabar mis estudios en el COLEGIO CISNEROS ALTER, me sumergí en el mundo jurídico en la UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA, realizando varios cursos formativos y, sobre todo, aprendiendo en momentos buenos y menos buenos, que de todo hubo.
Digamos que mi vida estaba anclada en la monotonía y no hallaba algo que me inspirase.
No suelo creer en las casualidades. Pienso que todo pasa por algo, y que cada cual tiene que aprovechar las oportunidades para ir forjando su camino de la manera que mejor considere.
Llegué a SENSEI cuando menos lo esperaba y todo giró 180 grados.
Como si me adentrase en un relato fantástico, conocí a personas singulares y seres de luz, que te hacen adentrarte en un paradigma intelectual y social.
Era algo tan diferente que no dude ni un instante en sumergirme en esta aventura con ellos, con la vista puesta en desarrollarme y evolucionar, y hacer que SENSEI marque una dirección distinta a lo convencional, que es aburrido y mediocre.
En SENSEI me he vuelto polifacético, incluso con materiales y experiencias que ni yo mismo pensaba que podría hacer, y gracias al equipo de trabajo que siempre te lo pone fácil.
He ido haciendo un poco de todo, adentrándome en el mundo de la empresa, conociendo a los emprendedores, la conciencia por el impacto social y económico, sectores como el audiovisual, e incluso he coordinado un proyecto con dificultades externas, en una experiencia que ha sido muy enriquecedora, no sólo por la profesionalidad de todos, sino también por su calidad humana.
No piensen que son palabras por quedar bien. Es una realidad.
Seguro que, en otros despachos, como le ha pasado a otr@s compañer@s, no hubiese pasado de hacer fotocopias o hacer resúmenes de videos de juicio. Aquí ha sido diferente y muy apasionante.
Lo que espero del presente y del futuro en SENSEI: seguir formándome y hacer crecer esta filosofía empresarial y, como no, entender la vida como un fin para mejorar la de las demás, y la mía propia, con las mejores herramientas.
Quiero especializarme en materia de fiscalidad y de instrumentos financieros, porque me ha encantado lo que he aprendido sobre ello en este corto período de tiempo.
Como bien sabemos, SENSEI significa maestro en japonés.
Desde que estoy en SENSEI, he conocido maestros diferentes que me han enseñado otra forma ver de la vida y quiero hacer mención especial a DAVID V. MORA. ¿Por qué? Porque es la persona más espléndida que he conocido tanto intelectualmente, como personalmente. Es de esas personas, que siempre te dirá lo bueno y lo malo a la cara, y eso yo lo valoro mucho, en una sociedad carente de valores y principios en lo que predomina el postureo y el anti intelectualismo.
No podía creerme algunas cosas y también leí alguna que otra barbaridad, pero mis expectativas se han superado más que de sobra con pruebas. Posiblemente censure estas últimas palabras. No quiere que se hable de él... No voy a juzgarlo porque él tampoco lo hace jamás, incluso cuando otros lo hacen.
Como no, no puedo olvidarme de EDUARDO MEDINA, al que considero amigo, además de jefe, aunque no le gusta esa denominación, pero se lo digo cariñosamente, él lo sabe y solo tengo palabras de agradecimiento hacia él por querer confiar en mí y darme la oportunidad de pertenecer a esta filosofía que está creciendo cada día más, y con ello traer ese cambio tan necesario. Necesitamos más personas como EDUARDO, jóvenes emprendedores con visión que apuestan por una idea hasta el final.
Mención especial a mi compañero, y amigo, JORGE JULIÁN LÓPEZ, porque sin él, esto no sería posible. Además del trabajo individual y en equipo que hacemos, hace todo mucho más fácil y con una carcajada de por medio, una persona inteligente y culta que también forma parte del equipo de SENSEI.
Al resto: gracias, por el magnífico trabajo que realizan cada día, incluido en horario de descanso.
Por último, agradecer a mis seres queridos: a mi madre por ser mi cómplice, a mi hermana y a mi cuñado, por inculcarme principios y formación, además de darme a mi sobrino EFREN DAVID, a quien adoro. y un espejito de mí mismo. A mis abuelos, que han contribuido a mi educación de alguna manera. En resumen, a tod@s ell@s por hacerme ver cuál es la senda a seguir en la vida, es decir, lo que quiero y lo que no quiero.
También, quiero agradecer a mis amistades cercanas, por estar ahí y ser personas excelentes, y por ende a una persona especial para mí, ANDREA, que como SENSEI ha llegado a mi vida cuando menos lo esperaba y que en el periodo de tiempo que llevo con ella, me hace feliz y solo puedo darle las gracias y decirle que me encanta.
Como bien aplicamos en SENSEI: que lo entienda una persona de seis años".
0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti