Soy como soy

Actualizado: 1 ene


Unicorn-Shurriken | Pixabay
Unicorn-Shurriken | Pixabay

En un mismo día se pueden leer los siguientes titulares:

  • Un PROFESOR SE PONE FALDA en un colegio de Lepe para apoyar a una alumna trans víctima de vejaciones.

  • Consumo lanza una guía para detectar "ESTEREOTIPOS SEXISTAS" en los juguetes.

  • SAMANTHA HUDSON: Cuando salimos del instituto se nota quién ha sufrido “BULLYING” y quién lo ha hecho.

  • Denuncian un primer caso de ACOSO SEXUAL VIRTUAL en el METAVERSO de Facebook. Se trata de una agresión que ha tenido lugar en el mundo virtual de HORIZON WORLDS, abierto al gran público a principios del mes de diciembre.

  • La escuela como CAMPO DE BATALLA del nacionalismo.

  • Casado alimenta los bulos que hablan de NIÑOS TORTURADOS en Catalunya por hablar castellano. Los servicios jurídicos del Govern de Catalunya estudian las declaraciones.

  • Investigan a un profesor de Sant Cugat por POSIBLES ABUSOS a sus alumnos menores durante 30 años.

  • Detenida una terapeuta infantil con 20 gigas de CONTENIDO PEDÓFILO.

Incluso, aún por lo positiva que es, noticias como están no deberían ni ser noticia, porque ponen en evidencia que algo que debería ser normal e igualitario no lo está siendo:

  • Las selecciones femenina y masculina de fútbol en Suecia tendrán LAS MISMAS CONDICIONES.

Estamos en 2021, y a punto de entrar en 2022.

¿Cómo es posible encontrarnos aún con titulares como estos, cuya intrahistoria seguro que esconde detalles más que escabrosos?

Cuando a un niño se le insulta por no querer jugar al fútbol, llamándole "maricón" o se le premia llamándole "machote" porque persigue chicas tirándoles de las trenzas, o se enseña costura o a cocinar a las chicas, como si los chicos no tuviesen que hacerse una comida o coserse un pantalón jamás, se está cayendo en los mismos errores.

Cualquier persona, por más pequeña o grande que sea, no sólo es igual a otra, sino que tiene derecho a sentir y ser como mejor considere, y más si no entienden los clichés preestablecidos, y desde su inteligencia y su sensibilidad lo está transmitiendo para que el resto sepan lo suyo.

Esas personitas singulares no tienen generalmente tabúes. Son los demás quienes lo tienen y DEBEN APRENDER DE ELLAS.

Las excusas en estos casos, como en tantísimos otros, no aplican, porque si no es ahora, será más adelante cuando estas conductas hagan que la personita singular lleve una vida infeliz, o quienes atacan se acaben convirtiendo en delincuentes, porque los delitos de odio, en cualquiera de sus formas, son delitos e incapacidad para vivir en paz.

De ninguna manera se puede blanquear con la excusa de “No importa: son niños”.

Importa y muchos, sean niños, o niñas (que parece que siempre nos olvidamos de ellas).

Desde SENSEI creemos firmemente que la educación y el respeto son la base de la convivencia, y que lo que más adelante hagas en tu vida estará cien por cien condicionado por lo que ocurra en la infancia:

  • Un entorno que no sólo acepta como eres, sino que te apoya desde la más absoluta de las normalidades.

  • Una familia cariñosa y que está a tu lado en cualquier decisión, la analiza contigo y te da cuanto necesitas para llevarla a cabo.

  • Una escuela que te enseña a pensar en lugar de a memorizar fórmulas absurdas o maneras de entender las relaciones como un juego de poderes.

Todo tendrá consecuencias muy positivas en como desarrollemos nuestra existencia, y también nuestros negocios y empresas.

El talento, la creatividad, la imaginación, la capacidad de hacer un mundo mejor tienen igualmente una base esencial en el conocimiento libre y la capacidad de apoyar cualquier idea por muy diferente que sea, y si no sabemos aceptar la singularidad desde la infancia, difícilmente vamos a poder potenciar un emprendimiento abierto e inteligente.

Repetimos: Respeto y educación.

Respeto es una palabra que viene del latín respectus, que significa atención o consideración, y se entiende como un reconocimiento, especialmente al interactuar socialmente, con un principio de reciprocidad respecto a cualquier otra persona.

El respeto se ha exigido por cuestiones morales y éticas dentro de determinadas culturas y ha estado regido incluso legalmente, llegando, incluso, al sometimiento.

Esa forma de entender el respeto, al que muchas veces se alude para seguir asentando posturas inmovilistas, no tiene su base en el individuo sino en el poder, generalmente basándose en la mentira, y como dice un refrán “cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto”.

Cuidado porque el cambio es sempiterno y, como la noche y el día las tornas pueden cambiar, y así cuando oímos a ciertos políticos utilizar la palabra respeto, para que se reconozca tan sólo su opción de coexistencia, faltan al principio básico de entender al individuo como una entidad única, y tan sólo se guían por un interés perverso que antepone su sistema por encima de otro.

Seguro que si consultan con niños y niñas se llevarían más de una sorpresa, y verían que los fantasmas que parecen encontrar por todos lados, como si estuviesen jugando a PAC-MAN, son eso: fantasmas.

Una educación del siglo XXI pasa por entender que es lo que se demanda por niñas, niños y familias, adaptándose a sus necesidades y no obligando a cumplir modelos de repetición.

El mundo avanza, y con el mundo todas las personas que lo conforman.

Es imprescindible educar y establecer un concepto de respeto desde que nacemos que haga que cualquiera pueda elegir lo que mejor quiera para su vida, y como se sienta a gusto, y da igual si es asumiendo que se sienta niña por más que haya nacido como niño, sin estereotipos que hagan que se den vejaciones porque alguien quiere ser singular; lo mismo que si te gusta jugar con tus muñecos de STAR WARS aunque tengas 40 años, y más si eso te elimina tensiones o te pone de buen humor.

La libertad hace a las personas libres, pero también las hace mejores y con ganas de hacer lo mejor por ese mundo mejor.

Seguramente no tendríamos a ningún salvador de la Patria inventándose historias para no dormir, o personas que tuviesen que esconderse en ningún armario, o huir de un país a otro para poder ser quienes son.

La moral y la ética están en cada persona, en relación con las demás, partiendo de la libertad absoluta de cada cual bajo el respeto y el conocimiento de sí mismas y las demás.

Yo soy así, y tú eres como eres. Haz que cualquier otra persona también lo sea.

Este post ha sido escrito por PAT KENNE con la colaboración de MARIO CABRERA.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti