¿Qué es el IVA?


Vat-Mohamed_Hassan | Pixabay
Vat-Mohamed_Hassan | Pixabay

El IVA, conocido en inglés como VAT (Value-Added Tax), es el impuesto indirecto más importante del sistema tributario español… y una de las mayores pesadillas de muchos pequeños empresarios y profesionales.


Por tanto, vamos a intentar dar una explicación, utilizando preguntas y respuestas sencillas para que una persona, que no sea especialista en conceptos fiscales, pueda entenderlo.


¿Qué es el IVA?


El impuesto que grava un producto, ya sea un bien o un servicio, con un valor añadido en sus distintas fases de producción, o en su consumo final, o lo que es lo mismo:


  1. Todo lo que compras y que es necesario para el desarrollo de un producto o una actividad empresarial o profesional.

  2. Todo lo que vendes a un tercero, y necesario para su actividad.

  3. El consumo en sí.

Se podría explicar también como el valor extra que pagamos al valor original de un producto, servicio o bien, y de forma general lo podemos considerar como un impuesto al consumo.

¿Sobre qué cantidad se aplica el IVA?

Sobre la totalidad del precio del bien o servicio, y por eso se llama “impuesto del valor añadido”.

¿Cuál es el ámbito de aplicación del IVA?

Toda España (excepto Canarias, Melilla y Ceuta, que no se encuentran en el territorio IVA) y su tratamiento emana de directivas comunitarias que priman sobre la propia normativa española.

Además, se aplica en prácticamente toda Europa o América, hasta un total de 150 países.

¿Por qué se dice que es un impuesto indirecto?

Por lo general, los impuestos gravan nuestra renta o riqueza, o su resultado (el beneficio), de forma directa y, por lo tanto, van a depender del nivel de dicha renta o riqueza, aplicándose un gravamen específico según cada caso como, por ejemplo, el Impuesto de la Renta de las Persona Física o el Impuesto de Sociedades.

Los impuestos indirectos no tienen en cuenta nuestro nivel de renta o riqueza, sino como disponemos de esa renta y de esa riqueza, sometiendo a todo el mundo por igual con un porcentaje fijo.

Por lo tanto, ¿Qué es lo que hacemos con nuestra renta y riqueza?

Comprar o vender bienes, servicios o productos necesarios para el desarrollo de una actividad empresarial o profesional, o consumir.

¿Quién es el sujeto pasivo del IVA?

  1. Los Empresarios o profesionales que compran y/o venden esos productos o servicios.

  2. Cualquier persona que realiza operaciones sujetas a IVA, independientemente que sea un empresario o profesional; por ejemplo, si alquila una plaza de garaje, o una persona que realiza un consumo (una comida en un restaurante o la compra de una barra de pan).

¿Cuándo se aplica el IVA?

En el momento en que el bien o servicio se produce, comercializa o se consume. Por eso también se dice que es un impuesto plurifásico (que está en diferentes fases).

¿Qué es el IVA repercutido y el IVA soportado?

Cuando un profesional o empresario cobra una factura, ha de repercutir un IVA a un tercero (empresa o profesional), por lo tanto, es lo que cobra de más (ese valor añadido) a sus clientes, en lo que produce o los servicios que presta. Es lo que se llama IVA REPERCUTIDO.

Cuando es IVA SOPORTADO se refiere a lo que nos cobran otros cuando compramos sus servicios o bienes necesarios para nuestra actividad económica, (en un reflejo inverso de lo que nosotros hacemos) o cuando consumimos algo.

¿Cuál es el mecanismo de equilibrio del IVA?

La compensación entre IVA repercutido e IVA soportado, o lo que es lo mismo, la diferencia entre lo que cualquiera repercute en sus facturas a sus clientes y lo que soporta de las facturas que recibe de otros.

La resta podrá ser positiva o negativa:

  • Si sale positiva se paga a Hacienda.

  • Si sale negativa se deduce del pago a Hacienda, o se puede solicitar la devolución, o se puede pedir que compense diferentes periodos impositivos.

Ahora bien, ¿es aplicable en todas las operaciones?

No, y hay que considerar:

  • Las operaciones sujetas al IVA, que son todas en las que se produce un hecho imponible tal cual se ha comentado más arriba.

  • Las operaciones no sujetas al IVA, en las que no hay hecho imponible.

La clave está en si la operación supone un hecho imponible de IVA, o no.

No se debe confundir con las operaciones sujetas al IVA, pero exentas, donde si hay un hecho imponible pero la normativa es la que establece la exención.

¿En donde se establecen las operaciones no sujetas al IVA?

En el artículo 7 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del IVA.

¿Cuáles son los supuestos de operaciones no sujetas al IVA?

12 supuestos:

  1. La transmisión de un conjunto de elementos (corporales o incorporales) que, formando parte del patrimonio empresarial del sujeto pasivo, se constituyan como una unidad económica autónoma capaz de desarrollar una actividad empresarial o profesional por sus propios medios. Por ejemplo: la venta de una rama de actividad de una empresa o la compra-venta de la propia empresa en sí. No se incluyen: a) la cesión de bienes o derechos, sin estructura organizativa o que no pueda considerarse una unidad económica autónoma. b) las transmisiones para obtener ingresos continuados en el tiempo (arrendamientos de inmuebles). c) la cesión de bienes por una persona que se dedique exclusivamente a la urbanización de terrenos.

  2. Los servicios prestados por personas físicas en régimen de dependencia por relación administrativa o laboral (por ejemplo: una persona contratada con nómina).

  3. Los servicios prestados a cooperativas de trabajo asociado, por los socios de las mismas, o los prestados a otras cooperativas por sus socios de trabajo.

  4. Entregas gratuitas de muestras sin valor comercial, con fines promocionales.

  5. Las prestaciones de servicios de demostración a título gratuito para promocionar actividades profesionales o empresariales.

  6. Entregas de impresos u objetos de carácter publicitario, sin valor, cuyo coste total de entrega en un año no supere los 200 euros.

  7. Algunos autoconsumos de bienes y servicios.

  8. Entregas de bienes y servicios por entes públicos sin contraprestación (o con contraprestación tributaria), como pueden ser tasas, impuestos, basuras, IAE, indemnizaciones.

  9. Concesiones y autorizaciones administrativas.

  10. Operaciones de Comunidades para la ordenación y el aprovechamiento de las aguas.

  11. Las entregas de dinero como contraprestación o pago (por ejemplo: pago de intereses).

  12. Las operaciones asimiladas a las prestaciones de servicios a título oneroso (con contrapartida) cuando se da la circunstancia de que se tratan de operaciones sin contraprestación, como pueden ser:

  • La transferencia de bienes y derechos del patrimonio empresarial, o profesional, al patrimonio personal del sujeto pasivo.

  • La aplicación total o parcial al uso particular del sujeto pasivo o, en general, a fines ajenos a su actividad empresarial o profesional de los bienes integrantes de su patrimonio empresarial o profesional.

  • Las demás prestaciones de servicios a título gratuito siempre que se realicen para fines ajenos a la actividad empresarial o profesional.

En la factura debe incluirse la siguiente leyenda:

No sujeta a IVA en virtud del artículo 7 de la Ley 37/1992 de IVA.

¿Qué es una operación exenta de IVA?

La operación exenta es aquella que, a pesar de constituir un hecho imponible, la normativa exime su pago.

¿Cuáles son las operaciones exentas de IVA?

  • La enseñanza y formación.

  • Hospitalización y asistencia sanitaria (salvo excepciones).

  • Servicio postal universal en el territorio español.

  • Actividades sociales, culturales y deportivas.

  • Servicios artísticos.

  • Servicios inmobiliarios (por ejemplo: el alquiler de una vivienda).

  • Servicios de seguros e intermediación financiera.

¿Por regla general, que es deducible y que no?

  • Deducible es el IVA que se utiliza para el desarrollo de una actividad económica, y que pueden ser servicios, bienes o productos.

  • No es deducible el consumo, o lo que se adquiere o compra para uso o disfrute particular, es decir, lo que no está asociado a una actividad económica.

¿Cómo son las deducciones en el IVA?

Directas:

El IVA es un impuesto de deducción directa, lo que quiere decir que cuando se realiza la operación se produce el derecho a la deducción, y se puede entender como neutro, porque se repercute o se soporta, percibiendo la diferencia, de manera que no se trata de un ingreso o de un gasto, porque no afecta al sujeto pasivo del impuesto sino al consumidor final.

Por poner un ejemplo: Supongamos que compramos una máquina para un negocio textil. Esa máquina es un bien asociado a una actividad que no está exenta. Se paga 1.000 euros, con un IVA del 21%, es decir, 210 euros.

¿Cuál es la deducción?


Por un lado, tendremos que es un bien amortizable en un tiempo determinado, y la cantidad a considerar a nivel fiscal (no la contable) es la que nos corresponda por cada año de amortización.
El IVA soportado será deducible en ese año y de una sola vez, al ser una deducción directa.

¿Cómo se debe aplicar el IVA en el negocio internacional?


En la Unión Europea:


Se entenderá que el lugar de prestación del servicio dentro de la UE es el país donde esté establecido el destinatario de dichos servicios, productos o consumo, o lo que es lo mismo, bajo el “principio de destino”.


Se hace a través de lo que se denomina como IVA INTRACOMUNITARIO, para que las empresas no tengan que estar haciendo declaraciones en cada uno de los países donde compran o venden.


Unión Europea: Operaciones de venta.


Se denomina entrega intracomunitaria, y se consideran operaciones sujetas a IVA pero con una exención plena.


Unión Europea: Operaciones de compra.


Se llama adquisición intracomunitaria en el IVA INTRACOMUNITARIO.


No se repercute IVA en la factura desde el país de origen.


Es el destinatario (en nuestro caso, la empresa española) quien declara mediante un mecanismo de “autorepercusión” por el cual se registra la operación en el modelo como mayor IVA soportado y como mayor IVA repercutido, en su liquidación mensual o trimestral.


Fuera de Europa: Compras


Cuando se realiza una compra fuera de la Comunidad Europea (por ejemplo, China, Estados Unidos o Australia, por poner algunos ejemplos):

  • La mercancía llega a Aduana con una factura sin IVA, y a la hora de retirarlo se ha de pagar lo que se denomina el IVA A LA IMPORTACIÓN, cuyo porcentaje es el mismo que el IVA soportado en territorio español.

  • Es, por tanto, una operación sometida a un régimen de “autoliquidación” o lo que se denomina “inversión del sujeto pasivo”, ya que la liquidación recae en quien compra o recibe el servicio o producto. Tendrá que liquidarse a si mismo este impuesto, contabilizando un IVA soportado y otro repercutido.

  • En el caso de que en lugar de mercancía sea un servicio, la importación se entiende como realizada en el país de origen y la liquidaremos al igual que las intracomunitarias.

Fuera de Europa: Ventas.

Cuando se trata de una venta fuera de Europa se entiende como exportación y no está sujeta a IVA, estando exenta. Es el país importador el que aplica y devenga el IVA.

¿En qué momento se paga a Hacienda?

  • Trimestralmente (menos de 6 millones de euros): 20 abril, 20 octubre, 30 de enero.

  • Mes (gran empresa).

Cualquier persona física o jurídica podrá elegir cualquiera de las opciones.


¿Cuáles son los tipos de IVA en España?

  • General: 21%, para la mayor parte de los bienes y servicios.

  • Reducido: 10%, para la alimentación en general, los productos asociados a las labores agrícolas, ganaderas o forestales, los medicamentos de uso animal, vivienda, locales, garajes, transporte de viajeros, equipaje, hostelería, restaurantes, museos…

  • Superreducido: 4% para a bienes de primera necesidad, como pueden ser los alimentos básicos (verdura, leche, pan, fruta, legumbres…), el agua, medicamentos humanos, vehículos para personas con movilidad reducida, prensa, las viviendas de protección oficial…

  • Exento: No se aplican y son, por ejemplo, operaciones médicas, servicios de educación o servicios de carácter social por Asociaciones sin Ánimo de Lucro.

En las Islas Canarias no tenemos IVA sino IGIC (Impuesto General Indirecto Canario) que en lugar del 21% tributa al 7%, (será motivo de otro post), y en Ceuta y Melilla se da el IPSI (Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación).

¿Qué normativa rige el IVA?

Ley 37/1992, Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido (LIVA), armonizada con el resto de Europa, es decir, con puesta en común, aunque cada país tenga un cierto margen de maniobra para establecer sus propias normas, siempre que no cuestionen o contradigan las comunitarias.


Este artículo ha sido escrito por PAT KENNE, con la colaboración de MARIO CABRERA.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti