Nuria Bosch y las dos vidas


Hay dos formas de vivir la vida.


La primera, haciendo lo que los demás quieren que hagas.


En esta forma no cuestionas tu rol, no hay mucho que hacer y todo está organizado:

  • trabajas para vivir

  • cobras una retribución que te compensa (o no)

  • …y la incrementas a base de procurar más poder al propio sistema (esto es: diriges a más personas de la parte baja de la pirámide).

¿Cómo se prepara el terreno?


A partir de tres programas perfectamente diseñados, que actúan como un virus que propagamos las personas, y que forman 3 pies que nos hacen pequeñas, impotentes y obedientes:

  • Miedo

  • culpa

  • …y autoestima (falta de).

La segunda, haciendo lo que tú quieres hacer.


En este caso es preciso ir más allá, esencialmente cuestionándonos el rol que jugamos.

No queremos mirarlo por varios motivos:

  • la creencia sobre lo que es el éxito

  • la responsabilidad que conlleva la elección

  • la falta de profundidad en los aprendizajes

  • la programación

  • la pérdida de conexión con uno mismo

  • … y, últimamente, un campo de estrés abonado con el impedimento a una respiración libre.

De la forma en que vivimos, la rueda del hámster nos atrapa y la personalidad (identificada con una mente que nos hace creer que es nuestro verdadero yo) no se puede mover del ‘miraquemehadicho – miraquemehahecho’


Para ver, todo o parte, se necesitan años, experiencias, fracasos, relaciones, circunstancias, momentos familiares, atravesar dolor, enfermedades… VIDA.


Cuando, además, llevas mucha vida, si no dispones de un genuino sentido del humor, el cansancio es demasiado grande para ponerte a reformar lo disfuncional o, simplemente, has llegado a la sabiduría de la plena aceptación.


En mi caso, la relación con pequeños y adolescentes ha estado muy presente y ha sido muy intensa.


Actualmente veo como ya han perdido muchas ilusiones, se encauzan por caminos que no son suyos y, entre tanto, nos perdemos los grandes talentos de quienes renuncian a ser quienes son.


La observación continuada suele llevar a la comprensión y ésta te ofrece un mapa, con rutas que llevan tanto a terrenos conocidos como a otros que se pueden escoger, a ver qué tal resultan.


Yo he escogido divulgar y proporcionar programas de innovación pedagógica para hacer las cosas de forma distinta, que nos posibiliten diferentes resultados al arropar los talentos y permitir un rango mayor de opciones a la persona.


En la belleza de propuestas como SOPHIA EDUCATION reside la fuerza de los paradigmas educativos del S.XXI.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti