Mamá, papá: ¡Quiero ser gamer!


VR--Mohamed Hassan | Pixabay
VR--Mohamed Hassan | Pixabay

Hace no mucho tiempo, cuando alguien soñaba con algo diferente, donde pudiese alcanzar la fama, ganar mucho dinero, disfrutar del glamour o las sonrisas horizontales y verticales, decía: ¡MAMA, QUIERO SER ARTISTA!


Incluso la genial CONCHA VELASCO hizo un musical donde estaba maravillosa encarnando a una chica de Valladolid que quería pisar alfombras de rosas y firmar talonarios, mientras cantaba ese ¡Mama, quiero ser artista!, pero…


… demos marcha atrás: ¿Artista? ¿Qué es eso? ¿Concha Velasco? ¿Quién es esa genia que hace competencia al de ALLADÍN?


Posiblemente, si tienes menos de 25 años no sepas de lo que estoy hablando ¿verdad?


Seguramente tu gran emoción de verano, como la de millones de jóvenes, chavales y chavalas de todo el planeta, ha sido ser gamer y estar en el equipo ganador de los WORLDS 2021 y, hablando con total propiedad, de los mundiales de LEAGUE OF LEGENDS (LOL).


El impacto que 22 equipos, con sus 110 jugadores (más, al menos, 1 en el banquillo, por cada equipo) enfrentándose por el título del “Mejor del mundo” seguro que fue más intenso para ti que cualquier otra experiencia.


Y, claro está, una pregunta, habrá ido saltando de cada una de tus neuronas a la siguiente:


“¿Podría ser yo TEEMO, SORAKA, EL MAESTRO YI, VAYNE, LEE SIN, EZREAL o IRELIA?”

Evidentemente, no. Son PERSONAJES, pero…


“¿Y si lo dejo todo para ser jugador o jugadora profesional del LOL?”

La respuesta enseguida se vuelve tan intensa como una luz de luciérnaga en mitad de la noche más oscura, e igual de mágica:


“Si, porque podría convertirme en uno de esos personajes, o en todos, además de tener éxito y vivir jugando, conseguir que todo el mundo me reconozca, comprarme un casoplón y vivir en Andorra, sin pagar apenas impuestos”.

Fascinante, ¿verdad?


Cuando empatizo con el cúmulo de sensaciones que le recorre a toda esa juventud con ese pensamiento, me cuesta evitar que se me ponga el vello de punta.


Por suerte, o por desgracia, mi trabajo no consiste en decirles que "sí", que deben hacer caso a lo que sienten y... para adelante, sin pensarlo, porque el tiempo vuela y hay que hacer lo que se desea.


Ojalá, pero el caso es que la realidad no suele ser tan bonita como la imaginamos.


Yo tengo que recordar que hay un lugar donde, además del ansia de ser GAMER, hay que compaginarlo con el ansía de volar de la casa de nuestros progenitores, donde también hay que tener que estudiar para saber algo del mundo, y ganar dinero, porque hay que pagar el recibo de la luz al que no llegáis ni con los ingresos extra de la pensión de la abuela.


Lo cierto es que ser gamer profesional, o intentarlo siquiera, conlleva una carga de trabajo que es muy difícil de soportar.


Voy a enumerar sólo algunas de esas cargas, y sólo dentro del propio juego, olvidando otras obligaciones terrenales:


  • De 8 a 16 horas de dedicación.

  • Sucesión de rutinas entre el pc, estudio del juego y estrategia.

  • Actividades desde físicas hasta mentales.

  • Relajación.


Y todo milimétricamente coordinado y programado para no desperdiciar ni un segundo de tiempo y.…progresar.


El mayor peligro no es la adicción a los videojuegos.


Contrariamente a lo que muchas voces critican, un estudio publicado en 2017 en la revista AMERICAN JOURNAL OF PSYCHIATRY afirma que sólo del 0,3% al 1% de las personas que consumen frecuentemente videojuegos es probable que sean calificadas con un diagnóstico de trastorno por videojuegos.


Hay verdades mucho más crudas:


  1. ¿Sabes que aspiras a ser uno de los no muchos más de 200 gamers que realmente se ganan la vida jugando?

  2. ¿Sabes que, si tienes un verdadero potencial como gamer pro, se verá entre los 13 y los 16 años? Cuanto más tarde, más difícil se vuelven las probabilidades de éxito.

  3. ¿Sabes que rara vez puedes permanecer en el negocio a partir de los 24 años?

Y eso en el LOL, que es con diferencia el más desarrollado de los ESPORTS hasta la fecha.

Con otros juegos es mucho más oscuro.


No se trata de parecer viejunos y seguir aquellos consejos de nuestros padres o abuelos cuando decían aquello de:


"Búscate un trabajo seguro, en un Banco o en la Administración, que eso es para siempre… o cásate con alguien con dinero".

No.


En mi caso, recomiendo que lo más inteligente es trabajar paralelamente ese PLAN B que nos lleve a una ruta profesional que pueda ser perfectamente complementaria con vuestro deseo de ser gamer... o completamente diferente.


Un buen profesional y mejor amigo, compañero de profesión y veterano aficionado al DOTA2 me confesó no hace mucho:


"A pesar de que Teleco se ve como una de las carreras con mayor dificultad en España, es mucho menos difícil, rápido y seguro lograr el éxito en ella que ser gamer profesional. No sólo por la pequeña población que puede ser profesional, si no por el tamaño abismal en volumen y profundidad de conocimiento que se necesita adquirir. Y además... habilidad para ejecutar y tomar decisiones al instante”.

Pero: ¡¡¡Tranquilidad!!! No todo son malas noticias.


Resulta que cada vez más expertos, como neurólogos, psicólogos o pedagogos, coinciden en que a través de los videojuegos obtenemos mejores resultados para desarrollar habilidades extremadamente fundamentales en la vida, ya sea personal, social o profesional, como, por ejemplo:


  • Mejorar la concentración y atención selectiva, es decir, atender a algo que nos interesa sin que los elementos externos nos distraigan; o la atención sostenida, que se puede decir que es ser capaces de mantener el interés por lo que nos interesa.

  • Comprensión espacial: Mejor capacidad para leer mapas, estimar distancias entre objetos, realizar cálculos y operaciones mentales u orientarse en entornos nuevos (habilidades visuoespaciales).

  • Velocidad mental.

  • Creatividad.

  • Memoria.

  • Imaginación.

  • Coordinación visual y manual.

  • Mayor rapidez en la toma de decisiones: Los estudios apuntan también a que los jugadores de videojuegos consiguen aumentar la velocidad de procesamiento de información, habilidad que, por otra parte, se requiere en cualquier empresa actual.

  • Cooperación y Trabajo en Equipo: Inteligencia Emocional.

  • Resiliencia y aprendizaje desde el fracaso (Autoconocimiento y Autosuperación).

  • Comunicación e idiomas.

Con el acompañamiento profesional adecuado, cualquier joven que quiera intentar cumplir su sueño de ser Gamer Profesional, lo consiga o no, podrá cultivar todas las habilidades anteriores, jugando en equipo o no, además de recibir la atención y orientación que necesita para elaborar ese PLAN B ALTERNATIVO al que poder llevarse consigo las habilidades desarrolladas en el intento, si es que las cosas no salen tan bien como espera.

No hay problema en que digas eso de:


"Mamá, papá (o cualquiera de las combinaciones posibles de familia que se quiera plantear): ¡¡¡QUIERO SER GAMER!!!"

Pero, ten presente, todo lo comentado:


"Dedicarse a la competición en eSports debe hacerse desde una edad muy temprana y, si o si, debe tenerse un plan B alternativo, que no se debe sacrificar jamás".

Y, por cierto, si quieres tener un casoplón o pagar pocos impuestos, no vayas a Andorra, puedes ir a Canarias, pagarás un 4% en lugar del 10%, tendrás más posibilidades de exhibir tus encantos en sus maravillosas playas, conseguir extraordinarias casas con vistas flipantes, y ayudar a levantar el país, porque lo que pagas, por poco que es, se queda aquí. Es lo que tiene LA SINGULARIDAD CANARIA y de lo que saben mucho en SENSEI. PREGUNTA y te aseguro que te sorprenderás.


Ese artículo ha sido escrito por MELCHOR GARCÍA, Sociólogo, Coach de Desarrollo Personal-Deportivo y Colaborador de SENSEI.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti