La lista Robinson


Cartoon Openclipart-Vectors | Pixabay + Kisspng Robinson Crusoe
Cartoon Openclipart-Vectors | Pixabay + Kisspng Robinson Crusoe
-Hola, soy McCarthy, Linda. Lin para los amigos.
-Hola, yo Crusoe, Robin…

Antes de acabar McCarthy, Linda o Lin para los amigos, te corta la conversación y sigue:


-Encantada. Le llamaba porque sabemos que está interesado en viejos modelos de ordenadores.
-Oh, Lin. ¿Y cómo lo saben?
-El lema de mi empresa es “No pienses como tus clientes, adelántate a sus pensamientos”.

La cara de Robinson es de absoluta sorpresa, pero hace tanto tiempo que no habla con nadie que decide seguir:


-Impresionante. Aunque, realmente, lo que yo preferiría es algo más moderno. De hecho, no sé ni cómo funciona este trasto. Me lo encontré en un cofre del tesoro, seguro que de algún naufragio anterior y… bueno…

McCarthy, Linda o Lin para los amigos, le vuelva a interrumpir y antes de que Crusoe le pueda relatar su aventura, sigue:


-No importa. No son necesarios los detalles. En mi empresa apreciamos las historias de nuestros clientes, pero lo que buscamos es que ellos hagan Historia. Eso es: HISTORIA, con mayúsculas. Hoy será un cliente, mañana será el protagonista de un nuevo mundo. Si no les interesan viejos cacharros, nosotros le podemos ofrecer la vanguardia de la tecnología con Web3 y Metaverso de regalo.

Robinson, está completamente anonadado ante tanta perspicacia de futuro de Lin, básicamente porque no se da cuenta que ha dicho eso como podía haberle cantando un aria operística, y le contesta:


-Lin, es usted un encanto. Yo era un poco poeta, y eso de los versos me gusta. Lo de la Web3 no sé qué es, pero… ¿también es de regalo?
-Regalo es escucharle a usted, y su amabilidad. Sólo tiene que darme su número de cuenta y el nombre completo e inmediatamente haremos buenos negocios. Otro de los lemas de mi empresa es “No hacemos negocios con nuestros clientes. Nuestros clientes hacen sus negocios con nosotros".

Robinson se está pensando firmemente proponer matrimonio a Lin:


-Su empresa es lista y usted también.
-Perdón, ¿Ha dicho lista? No, es Linda. Mi nombre es Linda. Pero, no importa, otro de los lemas de mi empresa es “El cliente puede llamarte como quiera. El cliente siempre lleva razón”. Y ahora, por favor, su nombre completo.
-Bien, Lin, aunque yo prefiero llamarla Linda. ¿Puedo tutearla?

Linda cree que lo tiene en el bote:


Le repito: "El cliente puede llamarte como quiera. El cliente siempre lleva razón".

Robin está emocionado, a punto del éxtasis y más que dispuesto a responder a cualquier cosa que Linda le pregunte:


Ya te dije Linda: Mi nombre es Crusoe, Robin… Robinson Crusoe. Como Bond, James Bond.

Pero Linda ha cambiado el tono, y ha dejado las familiaridades para poner distancia y busca una excusa para confirmar lo que sospecha:


-Se oye fatal, debe estar en una zona con poco wifi. Confírmeme, por favor ¿Ha dicho Lista Robinson?

Y antes de que el Sr. Robinson pueda decir nada más, Linda McCarthy (o Lolita Pena, porque puede que sea un nombre artístico de la susodicha) ha colgado.


Esta podía ser una de esas llamadas que, en muchos casos se alargan y alargan, donde una voz, por lo general amable, intenta convencerte de que compres algo.


Lo curioso es que tú no sabes con quien hablas, ni la voz sabe con exactitud lo que necesitas, pero tiene claro que algo precisas y ese algo es lo que ella te quiere vender.


Cuando no te muestras suficientemente seducido, o seducida (el cambio de roles no altera el producto), puede que el tono cambie y, a partir de ese momento, se convierta en más exigente, como si fuese una obligación atender a una voz que, con suerte, se identifica como perteneciente a una marca muy reconocida, y que si le pides su nombre, puede que te conteste con algo que está leyendo en su “Manual para seducir a potenciales clientes” y recurrirá a algo del tipo “La ley de protección de datos me imposibilita dar detalles personales”, aunque ella no te pregunta por tus más íntimos pensamientos de pura casualidad.


Y sí, hay unas palabras mágicas que, en el caso de que sepa cual es su trabajo, hace que te pida disculpas e inmediatamente cese en su acoso:


-“Estoy-en-la-Lista-Robinson”.

Ni la magia de Aladino. Lo cierto es que funciona en algunos casos, así que vamos a contar en que consiste.


¿Y qué es la Lista Robinson?


Un servicio que te permite, de forma fácil y gratuita, evitar publicidad de empresas a las que no hayas dado tu consentimiento para que tela hagan llegar por teléfono, correo postal, correo electrónico o SMS/MMS.


¿Cómo inscribirte?


Apuntándote en esta PÁGINA. Rellenas el formulario y recibes un correo electrónico con un enlace para verificar el registro y, después, puedes introducir todos los canales de los que no quieres recibir nada, además de tu teléfono o correo electrónico.


¿Hay alguna obligación para que las marcas la respeten?


Absoluta. Si una entidad o empresa quiere utilizar su publicidad tiene la obligación legal de consultarla y, si estás inscrito, no molestarte de forma alguna. Y más si tú le informas de que estás en la lista.


¿Dónde está recogido legalmente?


El tratamiento de datos con fines publicitarios se reconoce en el REGLAMENTO UE 2016/679, además de la LEY ORGÁNICA 3/2018, de 5 de diciembre de Protección de Datos Personales y Garantía de los derechos digitales, lo dispuesto en la LEY 9/2014, de 9 de Mayo, General de Telecomunicaciones y la LEY 34/2002 de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.


La modificación del Reglamento, con fecha 14 de febrero de 2020, lo puedes encontrar AQUÍ.


¿Quién se puede inscribir en la lista?


Cualquier persona, incluso los menores si tienen autorización de sus padres o tutores.


¿Es automática la inscripción?


Puede tardar para ser efectiva hasta dos meses. Después, hasta el infinito y más allá.


¿Y si eres una empresa?


Puedes adherirte al SERVICIO DE LISTA ROBINSON si quieres cumplir con los requisitos legales, supervisados por la AGENCIA ESPAÑOLA DE PROTECCIÓN DE DATOS.


Es obligatorio si vas a realizar campañas publicitarias a destinatarios de los que no has obtenido el consentimiento de conformidad con lo dispuesto en el ARTÍCULO 4.11 del REGLAMENTO 2016/679.


¿Quién gestiona este servicio?


La ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE ECONOMÍA DIGITAL.


¿Y qué pasa si te siguen llamando?

  1. Apúntate a la Lista Robinson.

  2. Ponte en contacto con la empresa que te asedia, notificándoles, por escrito, tu deseo de no recibir comunicación ni publicidad alguna.

Generalmente, cuando compramos, o entramos en una web, solemos aceptar, sin conocer muy bien el contenido de esa "letra pequeña", el envío publicitario que además, por ley, puedes revocar en cualquier momento, por ello la propia Agencia Española de Protección de Datos recomienda:

  1. Al hacer cualquier compra o servicio, marcar la casilla que expresa el rechazo a recibir cualquier publicidad.

  2. En el contrato tiene que haber una dirección para ponerte en contacto con la compañía: envía el SMS o el correo electrónico a esa dirección.

Ten en cuenta que tan sólo pueden tener tu correo o tu teléfono si lo has dado en algún momento.

¿Y si el acoso continúa?

  1. Presentar una reclamación ante Protección de Datos, aportando todas las pruebas que puedas al respecto, como la negativa por escrito, el contrato donde rechazas recibir publicidad o cualquier otra prueba donde tú has exigido que no estás de acuerdo.

  2. Cuando es por llamada telefónica, desde tener prueba de que eres titular del número al que llamas, así como el número desde donde recibes esas llamadas o SMS.

Y si las cosas se ponen más feas como, por ejemplo, recibir llamadas a horas intempestivas o en los lugares menos adecuados, o utilizando lenguaje sucio en tu contra, obtén las pruebas de que es así y realiza la denuncia formal ante CONSUMO o en el Juzgado pertinente, si es que llega a ser grave.

Locos y locas hay en todos los lugares del planeta. El fin no justifica los medios.

Y, por supuesto, si en algún momento, quieres reiniciar tu relación con Linda McCarthy, tan sólo tienes que dar consentimiento y puede que ya jamás vuelvas a sentirte solo en la isla.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti