La sostenibilidad financiera


Leaves-Roadlight | Pixabay
Leaves-Roadlight | Pixabay

Según una encuesta de MORGAN STANLEY, el 86% de los jóvenes están interesados en las finanzas sostenibles, como una forma de inversión que, además de generar beneficio produce un impacto positivo, especialmente en el medio ambiente.


BBVA las define como:


Aquellas que adoptan un criterio ético e incluyen factores sociales y medioambientales en las decisiones de inversión a largo plazo.
Esta nueva forma de enfocar las finanzas supone un cambio de cultura para el mundo financiero que, poco a poco, se está adaptando para satisfacer las demandas de un público cada vez más concienciado.

ARTURO FRAILE de BBVA RESEARCH en 2018, matizaba las cuestiones medioambientales como las que están relacionadas con la adaptación y mitigación al CAMBIO CLIMÁTICO y con el MEDIOAMBIENTE. Las cuestiones sociales como las que están relacionadas con la desigualdad, la inclusión y la inversión en capital humano.


También destacaba dos iniciativas a nivel global:


  • Recomendaciones de divulgación e información financiera para una mejor gestión de los riesgos a la hora de tomar decisiones de inversión y mejor gobernanza.

  • Crear una red de supervisores y bancos centrales para ecologizar el sistema financiero.

Muy bien ¿no?


Vamos a analizarlo:


  1. Hasta ahora las personas depositan sus ganancias o ahorros en el banco.

  2. El banco recibe ese dinero y se lo prestan a otras personas o empresas, esperando que devuelvan las cantidades prestadas con intereses, obteniendo, por tanto, una ganancia económica.

  3. El principal objetivo de estas instituciones financieras tradicionales, los bancos, es maximizar las ganancias.

  4. Sin embargo, en los últimos años, hemos comenzado a ver un cambio: Además de maximizar las ganancias, también buscan invertir activamente en sostenibilidad, o lo que llamamos, “Finanzas Sostenibles”.

  5. Parece que está subiendo la inversión de este tipo porque aparentemente instituciones como los bancos han empezado a fijar su atención en estas fórmulas.

¿Es así?


Las finanzas sostenibles se dividen en cuatro tipos de inversión o niveles:


Nivel 0:


  • Se Corresponde con financiación tradicional, la de siempre, impulsada únicamente por las ganancias.

Nivel 1: Corresponde con ESG (Enviromental Social and Governance) Risk Management.

  • En este nivel las instituciones financieras investigan si las inversiones podrían generar resultados negativos, es decir, los bancos no invertirán en compañías que causen daño activamente, como producir tabaco o tener un historial de participación en pruebas con animales, violaciones de derechos humanos, corrupción o juegos de azar (por poner algunos ejemplos).

Nivel 2: Corresponde con Sustainable Impact Investing.


  • Aquí, los factores de sostenibilidad y las ganancias, son los factores que, por igual, impulsan a los bancos en sus decisiones de inversión. Estos incluyen la inversión en proyectos de reducción de carbono como las energías renovables, la reducción de la pobreza mediante micro financiamiento, proyectos de reducción de desechos, como la construcción de plantas de reciclaje, etc.

Nivel 3: Corresponde con Impact First Investing.


  • Como su propio nombre indica, los intereses sociales y medioambientales son prioridad respecto a las ganancias. La inversión va mucho más allá de evitar daños y gestionar los riesgos. El principal objetivo es utilizar el poder de la inversión para hacer el bien al medio ambiente y a la sociedad, sin preocuparse demasiado por obtener una gran ganancia.

Nivel 4: Corresponde con Sustainable Philanthropy

  • En este nivel las ganancias se descartan por completo a favor de soluciones sociales y ambientales.

¿Dónde podemos ubicar a esos grandes bancos del mundo dentro del financiamiento sostenible?


Pues es difícil responder, porque deberíamos ver todo el espectro de inversiones que realiza.

Un banco podría realizar una inversión en energía renovable y, simultáneamente, invertir en combustibles fósiles.


Cada inversión desplazaría al banco hacia la izquierda o hacia la derecha del espectro.


¿Qué sucede si analizamos el financiamiento sostenible, en su conjunto, a nivel mundial?


Con los OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE (ODS) como punto de referencia, la UNCTAD estima que el déficit de financiación para alcanzar los ODS en países en desarrollo es de 2,5 BILLONES DE DÓLARES POR AÑO.


Difícil lograrse, aunque se estén realizando progresos.


Si centramos nuestra atención en la industria de la energía:


La inversión global en energía renovable ha aumentado en un 5% cada año respecto a los 316 billones de dólares invertidos en la década de 2010 PERO esta noticia no significa mucho cuando nos damos cuenta de que, entre 2016 y 2019, los bancos privados financiaron un total de 2,7 TRILLONES de dólares en proyectos de combustibles fósiles.


Este patrón de financiamiento contraproducente no nos ayudará a lograr los objetivos.


¿Qué podemos hacer?


La banca está creando, día a día, mayores productos de financiación sostenibles.


Por ejemplo:

  • TRIODOS, MEDIOLANUM o PIBANK, dan bonificaciones o se eliminan comisiones, con condiciones más ventajosas, en hipotecas y préstamos que apuntan a la financiación verde en la compra de casas más sostenibles.

  • Los apoyos regulatorios también han ayudado, tras la pandemia, y los fondos de inversión responsables son cada día más comunes.

Sin embargo, los depósitos verdes, ante la falta de rentabilidad bancaria, prácticamente ni existen.

Y, aunque lo decíamos al principio, el público más joven cada vez es más exigente en la sostenibilidad y la inversión, tenemos que según la CNMV sólo el 1,1% del patrimonio de los fondos españoles es íntegramente sostenible.

Habrá que explicar que además de la riqueza económica, que es posible con la inversión sostenible, también una mayor riqueza de la Comunidad. Posible sea una de las formas de entenderlo.

Desde SENSEI, y a través de LA SINGULARIDAD CANARIA, se puede.

Este artículo ha sido escrito por ADRIÁN ECHEVARRÍA y PAT KENNE.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti