Katrarina Pistor y el capitalismo verde


Apple - Geralt | Pixabay
Apple - Geralt | Pixabay

KATRARINA PISTOR, es profesora de Derecho Comparado en la UNIVERSIDAD DE COLUMBIA, y una de las mentes más preclaras al analizar la forma y manera en que los sistemas financieros, las corporaciones o las instituciones legales afectan a nuestro modo de vida.


En su prolífera labor como autora, además de formadora académica, destaca su último libro, EL CÓDIGO DEL CAPITAL / THE CODE OF CAPITAL: HOW THE LAW CREATES WEALTH AND INEQUALITY, donde cuestiona el papel de los abogados a la hora de crear estructuras para hacer que los ricos se enriquezcan aún más, y el control del dinero esté cada vez más focalizado.


De hecho, como directora del CENTRO DE TRANSFORMACIÓN LEGAL GLOBAL dirige proyectos de investigaciones para examinar como la ley da forma a las relaciones globales y, a su vez, transforma la propia ley.


Así afirma:

Los ricos a menudo reclaman habilidades especiales, trabajo duro y el sacrificio personal que ellos mismos o sus padres o antepasados han hecho como justificaciones para la riqueza que tienen hoy en día.
Estos factores bien pueden haber contribuido a sus fortunas.
Sin embargo, sin codificación legal, muchas de estas fortunas habrían sido de corta duración.
Acumular riqueza durante largos períodos de tiempo requiere una fortificación adicional que solo un código respaldado por los poderes coercitivos de un estado puede ofrecer.

Según sus propias palabras, espera que su libro aliente a los abogados a examinar los efectos de las decisiones que toman en los demás, en el sistema como tal, en la estabilidad del sistema financiero o en la producción de riqueza o desigualdad:

Creo que sería útil si, incluso solo en el margen, cambiamos nuestra toma de decisiones.

En un artículo recién publicado en SOCIAL EUROPE (EL MITO DEL CAPITALISMO VERDE) es muy crítica con la forma y manera que los propietarios del capital abordan el cambio climático, que está devastando comunidades enteras de todo el planeta, y entiende que debe darse una acción urgente más allá del propio activismo.


Así analiza como el capitalismo verde se presenta con estrategias financieras sofisticadas que poco hacen por el bien común.


Por ejemplo, se pregunta por los productos de compensación de carbono, las multas por generar contaminación, los pasivos ambientales reestructurados como deuda o las inversiones en greenwashing, que han demostrado que un altísimo porcentaje de esos activos ESG (un 71%), a pesar de estar aparentemente al lado de los ODS, influyen negativamente.


En definitiva, un truco más de los poderosos:

No se trata de sustituir los activos verdes por los marrones, sino de compartir las pérdidas que el capitalismo marrón ha impuesto a millones y garantizar un futuro incluso para los más vulnerables.

PISTOR pone encima de la mesa un tema crucial: como el coste es demasiado alto para los Gobiernos y como las muy publicitadas alianzas público-privadas son más impostadas que reales porque todo este gran problema es consecuencia directa de ese capitalismo salvaje cuya base es la privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas (que tantas otras veces hemos visto, y ahí está por ejemplo, la crisis financiera del 2008, donde la gestión inadecuada e interesada de unos pocos fue pagada por todos, y cuyas consecuencias hoy mismo seguimos viviendo).


Por ejemplo, en base al TRATADO SOBRE LA CARTA DE LA ENERGÍA, numerosas empresas pretenden que los Estados les compensen adecuadamente porque las políticas verdes hacen que sus beneficios se reduzcan, a pesar del daño medioambiental, amparándose en que se viola el derecho internacional, y plantean denuncias que duran años y años mientras siguen contaminando y destruyendo el planeta.


El gobierno alemán, por poner un caso, ha decidido pagar 4.350 millones de euros en compensación para las compañías energéticas alemanas como parte del plan del país para eliminar gradualmente el carbón para 2038, y de esta manera se han evitado demandas de esas empresas. Y no sólo ocurre en Alemania, también en el resto de Europa, España incluida.


¿Libre mercado? ¿Chantaje? ¿Defensa de los intereses de unos pocos contra el de otros muchos?

Lo curioso es que 90 corporaciones emiten 2/3 de las emisiones totales desde la revolución industrial.


¿Pensarán que sus accionistas podrán vivir en burbujas mientras el resto morimos asfixiados en un mundo irrespirable?


Es imprescindible un cambio, y como afirma PISTOR, las decisiones son básicas, de parte de esas mismas empresas, y de los propios gobiernos, pero con soluciones reales, donde la actuación sobre la propia ley es imprescindible para cambiar este status quo.


PISTOR es una referencia obligada, y es imprescindible estar al tanto de su conocimiento. Es espectacular su currículo, y los premios que ha recibido por sus investigaciones sobre Regulación Financiera Internacional (PREMIO MAX PLANCK) o el PREMIO ALLEN & OVERY al mejor documento de trabajo sobre derecho del EUROPEAN CORPORATION GOVERNANCE INSTITUTE, así lo atestiguan.


Los que crean las leyes, los que defienden los derechos de propiedad por encima de todo, o a los que apuestan por un capitalismo verde, como marketing impostado, hay que recordarles

El futuro será de todos si es de todos, y el futuro no es mañana, es hoy mismo.
0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti