Inversión del sujeto pasivo en Canarias


Arrow-Davidzydd | Pixabay
Arrow-Davidzydd | Pixabay

Aunque las Islas Canarias forman parte del espacio aduanero de la Unión Europea, la Directiva IVA (2006/112/CE) excluye expresamente a las Islas Canarias del ámbito de aplicación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), en virtud de lo establecido en los artículos 5 y 6 de la misma.


Por tanto, las operaciones de entrega de bienes o prestación de servicios entre la zona IVA y las Islas Canarias no pueden tener la consideración de operaciones intracomunitarias y deben ser consideradas como operaciones con un territorio ajeno.


Por tanto, a las operaciones que se encuentran localizadas en Canarias, no se le puede aplicar el IVA español (LEY 37/1992) y se le aplica el IGIC (LEY 20/1991) siguiendo las reglas de localización del hecho imponible.


Como consecuencia, profesionales y empresarios canarios:



¿Qué se entiende por “inversión del sujeto pasivo” en Canarias?

Una alteración de la regla general de la condición del sujeto pasivo que en lugar de ser quien vende o presta un servicio recae en el destinatario de la operación (quien compra o recibe el servicio).

¿Cuándo se aplica?

En la factura, cuando una empresa o profesional tiene sede en Península y factura a un residente en Canarias y, de forma recíproca, si el profesional o empresa está localizado en Canarias, y presta servicios a Península.

¿Cuál es la condición principal?

Que el destinatario de los bienes o servicios sea un empresario o profesional y que actúe como tal.

¿Cómo se debe emitir la factura?

El emisor no establecido en Canarias debe:

  • Emitir factura únicamente de la base imponible.

  • Sin detalle de impuestos.

  • Sin repercusión de cuota impositiva alguna.

  • Con la leyenda “Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al artículo 84. Uno 2º de la Ley 37/1992”.

Según el artículo 5.7.2º de la Ley 20/1991, todas las personas jurídicas tienen la consideración de empresarios o profesionales, actuando como tales respecto de todos los servicios que les sean prestados a efectos de la aplicación de las reglas de localización en el IGIC. Esto incluye a todas las Administraciones Públicas canarias.

El empresario o profesional establecido en Canarias que recibe la factura calcula su cuota de IGIC devengado y procede a la consignación de su importe en la autoliquidación correspondiente, que será menor que el IVA, con el ahorro consiguiente, porque IVA es el 21% y el IGIC al 7%, por regla general.

¿Cómo se debe aplicar el asiento contable?

En el asiento contable se abonará al proveedor el importe de su factura, con cargo a la cuenta de gastos, y se abonará la cuota de impuesto repercutido a la cuenta de Hacienda Pública acreedora por impuestos indirectos (en este caso, deudor por IGIC).

¿Y si el destinatario es un particular?

  • El prestador del servicio, empresario o profesional no establecido en Canarias, debe repercutir el IGIC devengado en factura, al tipo de gravamen que corresponda.

  • Procederá al ingreso a través de la autoliquidaciones periódicas u ocasionales.

  • Si se trata de una operación exenta de IGIC debe indicarse en la factura anotando la base normativa de la exención

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti