Futuristas: Make Things Happen

Actualizado: 1 ene


Colour-Geralt | Pixabay
Colour-Geralt | Pixabay

¿Cuántos relatos has leído, cuántas películas o series has visto, donde personas hacían posible que las cosas pasasen, como si poseyesen capacidades mágicas para lograr lo que a otras les era imposible?


Y todo, con un elemento común, colocándonos en un futuro cercano o lejano, en el que se tiene la posibilidad de ir al pasado o reconstruir nuestro presente, como si el espacio-tiempo fuese tan sólo una convención y las posibles singularidades fuesen una alternativa plausible.


Esas personas se podrían denominar futuristas y, para gran parte de la Humanidad, son de ficción.


Para otra parte, no. Simplemente están ahí y son capaces de proyectarse en el futuro, analizando todos los escenarios, posibles o imposibles, para dar instrumentos a la Comunidad con los que afrontar los retos que se le avecinan.


¿Cómo?


A través de ideas, sin cortapisas de ningún tipo, bajo la mayor libertad y utilizando la inteligencia como principal herramienta.


Los futuristas hacen un trabajo donde la opinión del otro cuenta tanto como la suya propia.


Si tienen que cuestionar un problema pensando, por ejemplo, en la empresa del futuro, tienen en cuenta diferentes variables, las tendencias, la diversidad, las tecnologías clave, y buscan traer el futuro al presente a través de la creatividad.


FORBES publicó una lista con los 40 mejores futuristas de España donde aparecen hombres y mujeres que se mueven en la innovación y en la estrategia, la investigación, en sistemas complejos o diseñando procesos.


En esa lista se encuentra gran parte de la prospectiva de España.


Faltan otros que no son tan públicos, o que sencillamente aportan desde una posición más silenciosa o, incluso, utilizando seudónimos para preservar su función.


Todos ellos y ellas asesoran a empresas, a instituciones o a gobiernos, e influyen sobre ellos para cambiar nuestro mundo.


Sus especulaciones tratan temas como la creación de las ciudades, el género, la economía, los peligros medio-ambientales, el reparto de la riqueza, los modelos fiscales, la cuántica, la inteligencia colectiva, los espacios multidisciplinares, el liderazgo, la corporatocracia, las redes, la cultura, el diseño, la medicina, la realidad virtual, la educación, la comunicación, la sostenibilidad… Y así, uno detrás de otro, todos los aspectos y valores relevantes que podrían interesar a cualquier ser, humano o no.


ALFONS CORNELLA, uno de esos futuristas y fundador de INSTITUTE OF NEXT, explica que su lema de vida es:

Desaprendo, luego existo.

Porque quizás hay deshacerse de la carga de lo que sabemos para comenzar a pensar y crear: para existir.


¿Cómo pertenecer al club de los futuristas?


Realmente no es un club, o al menos no debería concebirse como tal, sino una serie de personas y empresas donde, cada cual, desde su posición, juegan a dejar el presente para vivir en el futuro como algo cotidiano y real.


BBVA OPEN INNOVATION celebró un evento con el título de OPEN TALKS ESPAÑA: ¿PODEMOS REALMENTE CREAR EL FUTURO?, y lo presentaba así:

Para crear un futuro hay que adelantarse y pensar diferente a como lo hemos hecho hasta ahora. El futuro es nuevo y disruptivo, y en este evento viajamos a él. Aprenderemos entre otras cosas sobre el “backcasting”, diseñar un futuro deseable y los pasos para acercarnos, la predicción, las utopías y mucho más.

Participaron, entre otros, JAVIER G. RECUENCO (SINGULAR SOLVING), DAVID ALAYÓN (INNUBA) e ISABEL FERNÁNDEZ PEÑUELAS (THE FUTURES FACTORY)


Se trato sobre la era de la posverdad, de dar sentido a las cosas interconectadas y los efectos que pueden generar para dar soluciones que puedan activarse de inmediato, de los indicadores del futuro y los vectores de tendencia, de dónde se situará el mundo tras el coronavirus, y las reflexiones que deben hacerse para lograr una prospectiva estratégica, y con una conclusión:

Si quieres acabar con la humanidad, sigue pensando a corto plazo.

El futuro no existe, se trata de contemplar futuros probables y hacerlos posibles con el conocimiento, con una clave esencial: Aprender a hacer las preguntas.

Se trata de construir narrativas predictivas, trabajando incluso en ideas que cuando se formulan pueden parecer ridículas, consensuando con terceros para conseguir resolver grandes problemas complejos, siendo funcional y resolutivo, incluso en la incertidumbre.

Gracias a futuristas, ideas, que hace bien poco resultaban imposibles, ahora son una realidad, como los exoesqueletos robóticos, los autos sin chófer, la inmersión virtual, los implantes que permiten ver a ciegos, las casas creadas con impresoras en 3D, el interfaz cerebro-ordenador o la tecnología que permite la invisibilidad.

O trabajos que antes no tenían ubicación ahora son los más reclamados, y tienen todos que ver con esa proyección en el futuro: emplearse como director de redes sociales, diseñador de UX, ingeniero de software, creador de mundo virtual y realidad aumentada, mecánico de coches eléctricos o autónomos, técnico de drones, ingeniero de impresión 3d, administrador de datos, streamcasters, ingeniero biotecnológico, agentes de chronocurrency o enforcers digitales.


JEFF BEZOS hace PREDICCIONES futuristas en las que considera que la Tierra será un destino de vacaciones o los humanos viviremos en naves y colonias espaciales, con el fin último de preservar la naturaleza de la Tierra tal y como la conocemos.


Nuestro cerebro es una herramienta riquísima, y estamos aun aprendiendo a utilizarla.


Como los grandes autores de la ciencia-ficción, los futuristas nos hacen creer que no hay problema sin solución y que todo es posible, así qué ¿Por qué no hemos de creerlos?


Este post ha sido escrito por PAT KENNE y TANAUSÚ ALMERÍA.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti