¿Eres tú o tu avatar?


Woman-Eleatell | Pixabay
Woman-Eleatell | Pixabay

JAMES CAMERON en 2009 revolucionó la industria del cine con AVATAR, una producción de ciencia-ficción que arrasó en todo el planeta y que fue el resultado de un espectacular desarrollo tecnológico sin precedentes, aplicado a los efectos especiales y a la animación.


En el argumento se entremezclaban personajes reales con sus avatares, como resultado de la captura de movimiento de actores y actrices que luego se trasladaban como humanoides con poderes extraordinarios a una luna llamada Pandora, donde se situaba un gigantesco árbol que era la solución a los problemas energéticos de nuestro planeta.


Fue un antes y un después, y la que se considera la película más taquillera de todos los tiempos, ha sido el referente en el que se mira no sólo ese gran cine espectáculo, sino el germen de todo tipo de debates alrededor de lo significa sumergirse en esos mundos donde se pueden tener vidas coexistentes o existencias que no tienen nada que ver, como si la realidad cuántica fuese un hecho consumado.


Son esos mismos mundos virtuales a los que nos lleva el metaverso o la utilización de algoritmos para crear deepfakes con personas que no existen.


Hoy, a través de la digitalización, se nos puede hacer creer que un TOM CRUISE rejuvenecido realiza LABORES DE MANTENIMIENTO como si fuese un obrero más, y con una verosimilitud impresionante.


O podemos ver a un icono como LOLA FLORES, muchos años después de que haya desaparecido, anunciar una cerveza, gracias al TRATAMIENTO DE DATOS MORFOLÓGICOS.


Los pioneros del cine, como ÉMILE COHL y GEORGES MELIÈS sentaron las bases realizando el trabajo de animación fotograma a fotograma hasta que EARL HURD patentó el sistema de acetatos (fondos fijos sobre láminas de acetatos transparentes en los que se dibujaban a los personajes y sus acciones para dar la sensación de movimiento).


Después llegaría MAX FLEISHER (el creador de BETTY BOOP, KOKO EL PAYASO o POPEYE EL MARINO)con la rotoscopia en 1917, utilizando a personajes reales para dibujar los ficticios.

DISNEY y su famosa BLANCANIEVES Y LOS SIETE ENANITOS es resultado de dicha técnica, al igual que otros títulos míticos de su estudio: LA BELLA DURMIENTE, ROBIN HOOD, LA BELLA Y LA BESTIA, EL LIBRO DE LA SELVA, LOS ARISTOGATOS, LA CENICIENTA, BAMBI o ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS.


RALPH BAKSHI hizo su versión de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS en 1978 en la misma línea y LA GUERRA DE LAS GALAXIAS también hizo suya la técnica hasta para recrear las espaldas láser.


Lo que ha sido una revolución permanente, con programas donde la utilización de la inteligencia artificial es un hecho habitual, ha levantado las alarmas ante lo que se entiende como una amenaza para el trabajo actoral y así UNIÓN EQUITY, el sindicato de las artes escénicas del Reino Unido, ha lanzado una campaña (STOP AI STEALING THE SHOW) en torno a los derechos de artistas, intérpretes o ejecutantes para que se introduzcan leyes que impidan que las empresas utilicen las imágenes sintéticas y sus voces.


ARI FOLMAN, el aclamado director de VALS CON BASHIR, dirigió otra joya de la animación titulada EL CONGRESO, donde ROBIN WRIGHT, la protagonista de LA PRINCESA PROMETIDA, se interpreta a si misma, al recibir una oferta de un estudio de Hollywood (una mezcla entre MIRAMAX y PARAMOUNT) para ser digitalizada, con la renuncia expresa a seguir actuando.


Tras una primera negativa firma el contrato por necesidad y 20 años después es invitada a asistir a un congreso donde puede comprobar como su recreación digital es protagonista de films que ella jamás hubiese aceptado y millones de personas han adoptado su imagen.


La película es una reflexión moral sobre la fantasía que los humanos necesitan para vivir una aparente libertad que les permita combatir la realidad que no les gusta, de la misma forma que en otras épocas utilizaban las drogas o el alcohol para huir de su presente (o de su pasado o de sus futuros), aunque en este caso fabricando realidades paralelas con nuevas tecnologías y una química especial.


EL CONGRESO, basada en EL CONGRESO DE FUTUROLOGÍA de STANISLAW LEM, es una obra de arte singular que plantea que todo se puede ser y todo se puede crear, aunque esa posibilidad también te puede llevar a tu propia destrucción o a la de tu entorno.


Recomendable cien por cien.


En todo caso, la animación, más allá de las tecnologías que la conviertan en una compañía primordial, incluso en nuestro quehacer diario (véase esos videojuegos o apps donde cada vez está más presente), es contenido.


De la forma en que cada cual utilice esos contenidos resultará un mundo mejor o peor, donde podemos caer incluso en un trastorno de desrealización o en la sensación de vivir en un sueño… o lo mismo nuestra realidad es implemente el sueño de otras entidades y, como decía CALDERÓN:

“Toda la vida es sueño y los sueños, sueños son”.


Es tu decisión aceptar la invitación de MATRIX: toma la pastilla azul o roja. Despierta o sigue viviendo en tu mente.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti