En compañía de senseis


Antes de las métricas de una B corp, está la asunción de tu propia experiencia vital.


En una visita que hizo uno de nuestros colaboradores a una mujer que le había enseñado mucho, y a la pregunta de cómo se encontraba, la respuesta fue tan dura como previsible: “Sola: Esperando que llegue la muerte… mientras pasan los días”.


Sentía que ya no era útil para nada, ni para nadie: Sus hijos ya tenían sus propias familias, ya no podía enseñar porque su memoria no daba para más, y tampoco podía hacer ningún viaje, donde aprender más, porque su paga de jubilada a duras penas llegaba a fin de mes.


Después de haber sido maestra de escuela toda una vida, se sabía sola, y no era lo que quería sentir.


Ésta, como otras historias, nos indujo a preparar un programa, impulsado por SENSEI que respondía a la siguiente pregunta:


¿Y si hacemos algo útil y convertimos la soledad en compañía?


De paso podíamos gratificar a estas personas con pequeñas aportaciones que no supusiesen problema en la economía de nadie.


Saber cocinar, pescar, reconocer árboles, fabricar libros, contar cuentos, salvarse de un resfriado con unas hierbas, coser o enseñar finanzas caseras, es tan esencial como cualquier otra cosa.


Así los mayores transmiten sus conocimientos a pequeños, y no tan pequeños. De forma presencial y también con pequeñas píldoras grabadas.


Pensamos contar con las asociaciones vecinales, con residencias de mayores, con los ayuntamientos, o quien quiera unirse a esta iniciativa porque pensamos que, más allá de los tutoriales de Youtube, se encuentra un mundo de razones donde la proximidad y el sentirse útil nos hace mejores a las dos partes.


Uno de los grandes retos de la Humanidad es superar la soledad.


De hecho, nuestro programa se llama “En compañía de senséis”.


Si, senséis. Porque son senséis: “En compañía de senséis que nos enseñan a diferenciar los cielos”, “En compañía de senséis de las cazuelas”, “En compañía de senséis de los números”


Y lo mejor es que esas enseñanzas son correspondidas con otras que vienen de los que las reciben las suyas: ¿Qué tal si aprendemos a manejar un ordenador o a hacer una videoconferencia? ¿O que es un videojuego? ¿O contar cuentos como una manera de explorar vivencias jamás vividas?


Para mayor información dirigirse a hola@senseigroup.net

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti