El pacto de socios


Handshake-Clker Free Vector Images | Pixabay
Handshake-Clker Free Vector Images | Pixabay

A la hora de crear una empresa se debe de obrar con absoluta claridad de intenciones y debe haber un acuerdo de socios desde el principio, basado en la equidad y el respeto.


Y todo ello, considerando la posibilidad de que puedan entrar otros socios inversores o que el desarrollo del negocio se vea acelerado por su propia naturaleza, su éxito o su fracaso, y se tengan que adoptar determinadas decisiones.


El pacto de socios es una declaración de intenciones para obrar de la mejor forma y con el sentido común, para que sea representativa de los intereses de cada cual, y que el funcionamiento de la empresa sea siempre el correcto, además de lo que se exponga en los ESTATUTOS y en la ESCRITURA DE CONSTITUCIÓN.


La práctica demuestra como ese principio puede no cumplirse y, en algunas ocasiones, los socios (especialmente los minoritarios) son tratados de forma discriminatoria (ocultación de información contable, aprobación de acuerdos que sólo benefician a unos, o la distribución arbitraria de beneficios… por poner algunos casos que se repiten una y otra vez).


El pacto de socios es un acuerdo tácito con el objetivo de regular términos o extremos que habitualmente no vienen recogidos estatutariamente (de ahí su denominación de extraestatutarios o parasociales, en el sentido que están fuera de los acuerdos sociales sometidos en los estatutos de la sociedad).


Estos pactos son privados y no suelen inscribirse en el REGISTRO MERCANTIL para evitar que sean públicos, por lo que permanecen reservados o secretos.


También se da el caso de que el Registro Mercantil puede que no acepte el registro de estos pactos o que, incluso, el NOTARIO, no acepte que aparezca ninguno de ellos dentro de los estatutos (en algunos casos se acepta), pero si pueden darse en un documento privado, que en el momento que interese se eleva a público, cuando las partes están de acuerdo en que así sea.


Los jueces han declarado la validez del pacto entre los socios de una Sociedad, aunque no ante terceros, dado su carácter reservado, de manera que cada vez que entre alguien se le debería proponer la firma ya que, al menos, nos sirven para saber a lo que está dispuesto cada cual.


Cuando el “abuso” o la “arbitrariedad” has sido exageradas, los jueces si han aceptado los acuerdos parasociales para dictar sentencia.


Se amparan en el principio de autonomía de la voluntad de las partes en el ámbito contractual del Código Civil (ART. 1255) y en la Ley de Sociedades de Capital (ART. 97) donde se establece el principio de igualdad de trato entre socios.


En todo caso, marca unas “reglas de juego” que deben responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto estamos dispuestos a trabajar cada socio en la sociedad?

  • Además de la implicación personal ¿Cuál será la implicación financiera?

  • ¿Cómo va a ser el reparto de porcentajes cuando vaya a entrar un tercero?

  • ¿Qué esperamos de los socios terceros o inversores futuros?

  • ¿Qué derechos políticos (los que tienen relación con el control y funcionamiento de la sociedad) quiero que tenga mi socio financiero, o mi partner, desde ahora mismo o a futuro, si es el actual o cualquier otro?

  • ¿Qué capacidad financiera tengo ante la posibilidad de que el negocio vaya muy bien y se necesite de una ampliación?

  • ¿Hasta dónde puedo o quiero fiarme de terceros o futuros socios?

  • ¿Hasta dónde puedo o quiero fiarme de mis socios actuales?

Por lo tanto, lo primero es:


  1. Definir las aportaciones de cada uno de los socios promotores.

  2. Definir las funciones de cada uno de los socios promotores.

  3. Definir las relaciones entre socios mayoritarios y minoritarios.

  4. Proteger a los socios de futuras entradas de socios financieros mayoritarios (o no) y de sus intereses sociales.

¿Cuáles son los elementos esenciales?

1)Primar porcentajes de participación, a través de mayorías cualificadas y abstenciones para determinados acuerdos de especial trascendencia:

  • Se podría establecer, como ejemplo, que si se tiene una Junta de Accionistas, ésta decida por mayoría, en todas las materias que por ley no necesiten un porcentaje mayor de capital que sea necesario el voto favorable del voto mayoritario (x% ) más, al menos, un 1%, de manera que el mayoritario tenga que contar siempre con algún minoritario para ciertos actos, como por ejemplo: Aumento o reducción de capital, escisión, transformación, ampliación o modificación del objeto social, adquisición de acciones propias (autocartera), nombramiento de administradores (o mancomunados, uno que represente a mayoritario y otro a minoritario), emisión de instrumentos financieros transformables en acciones, aprobación de cuentas o reparto de dividendos.

2) Antidilution:

  • El minoritario no puede diluirse, es decir, no baja su porcentaje, hasta una determinada cantidad de entrada de capital.

3) Garantía de rentabilidad mínima:

  • Determinar a priori un porcentaje de reparto de beneficio de x%.

4) Participaciones con derechos diferentes:

  • Por ejemplo, en el derecho de reparto de beneficios, se puede establecer que primero se abonen, con un derecho preferente, a los titulares de unas participaciones y no a otros, que no es discriminatorio si quienes adquieran a posteriori conocen este derecho.

5) Drag along (Derecho de arrastre):

  • Derecho de salida conjunta en el caso de que los mayoritarios decidan vender o, lo que es lo mismo, que cuando un tercero realiza una oferta de compra de la sociedad por la totalidad del capital social, el socio que tenga el derecho de arrastre podrá obligar al resto de socios a que vendan sus participaciones al comprador.

  • En el supuesto del socio mayoritario, esta cláusula sirve para garantizar que puede negociar la venta de la totalidad de la sociedad.

  • También garantiza que ningún socio minoritario pueda negarse y dificultar la venta.

  • Se debe establecer un período de ejercicio del derecho.

  • Ha de fijarse previamente un precio mínimo por el cual los socios están obligados a vender.

  • Debe darse una opción del resto de socios de igualar la oferta.

6) Tag Along (Derecho de acompañamiento):

  • El Tag Along se encarga de la protección de los socios minoritarios dentro de la sociedad, en caso de un posible cambio de control en la sociedad y facilitar así su desvinculación del proyecto.

  • En el supuesto de que un tercero realice una oferta de compra a uno de los socios por sus participaciones en la sociedad, el resto de socios podrán ofrecer al tercero en las mismas condiciones y términos sus propias participaciones.

7) Administradores mancomunados y quorum reforzado:

  • Mediante la combinación de administradores mancomunados y quórum reforzado para el nombramiento de administradores, se blinda a los administradores nombrados, ya que el mayoritario podrá cesar a uno de ellos o a ambos, pero no nombrar sustituto sin los votos del minoritario.

8) Convocatoria de Junta de la Asamblea de la Sociedad por parte del minoritario:

  • Los administradores están obligados a convocar Junta General a solicitud de los socios que representen al menos el 5% del capital y, en caso de negativa, se podrá instar a convocatoria judicial de la Junta.

9) Posibilidad de la minoría de instar la disolución de la sociedad:

  • Si a juicio de cualquier socio, se está incurriendo en causa de disolución podrá ese socio solicitar la disolución de la sociedad.

10) Derecho a intervenir el acta de la junta:

  • En tanto la redacción, que corresponde al secretario, generalmente nombrado por la Mayoría, puede que no refleje fehacientemente los acuerdos adoptados, y por lo tanto se tendrá el derecho a intervenir el acta al final de la reunión.

11) Derecho a acta notarial de la Junta:

  • En determinadas circunstancias especiales (generalmente asociadas a votaciones que pueden perjudicar al minoritario) se puede exigir la presencia de un Notario que redacte el acta, siempre que se solicite con un plazo mínimo de 5 días y por un minoritario que al menos ostente el 5%.

12) Derecho a solicitar el nombramiento de auditor de cuentas:

  • Si bien la ley ya establece la obligación de auditar cuentas cuando la cifra de negocio sea de más de 5 MM € y partidas de activo superiores a 2,85 MM €, y con un número de trabajadores no superior a 50; se puede establecer, desde el inicio, el derecho de cualquiera de los socios a solicitar nombramiento de auditor.

13) Derecho de separación:

  • Cuando cualquier socio consideré que deba separarse de la sociedad, es decir, obligar a la sociedad a que le compre sus participaciones, porque se han cumplido algunas de las causas que especifica la ley al respecto.

  • Podrá ejercitarse mediante escrito, y en un plazo de un mes.

14) Derecho de exclusión:

  • Para aquellos actos de responsabilidad en los que un socio incumpla voluntariamente sus obligaciones, o el administrador infrinja prohibición de competencia o hubiese actuado de mala fe.

Los pactos se firman para resolver problemas, y mejor hacerlo cuando todo va bien, y la armonía se da entre todos los socios, para que en el futuro sean cuestiones resueltas.

Todos los problemas tienen solución cuando son problemas y si no tienen solución es porque no son problemas sino tragedias, así que vayamos a resolver problemas y dejemos fuera las tragedias.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti