El diseño tributario


Tax-905513 | Pixabay
Tax-905513 | Pixabay

¿No te has preguntado muchas veces como se diseñan los tributos y para qué sirven?


Desde SENSEI nos encontramos, en más de una ocasión, con clientes que nos lo preguntan, así que hemos decidido crear diversos contenidos que nos introduzcan en los principios básicos, dándonos una visión general de sus “qué” y “porqués”, además de ir creando un glosario simple y accesible sobre los diferentes términos que se utilizan en el sistema tributario español, esenciales tanto a nivel particular, como de empresa.


¿Cuál es la razón del diseño tributario?


Esencialmente, financiar a la Administración Pública para que cubra todas las necesidades que los contribuyentes pueden tener, ya sean prestaciones sociales, bienes o servicios, y ya sea a través del Estado, las Comunidades Autónomas o los entes locales.


¿Cómo se cubren esas necesidades?


A través de programas de transferencia, donde el dinero recaudado se redistribuye, de unos ciudadanos a otros, o a lo largo de diferentes ciclos vitales.


El objetivo principal es financiar el gasto público y, por lo tanto, deben ser suficientes sin generar déficit de manera que si hay un desequilibrio se debe de hacer un ajuste continuo en la política fiscal a aplicar para que los gastos y los ingresos no obliguen a tener que recurrir a otros instrumentos.


¿Cuáles son esas necesidades?


Por una parte, los bienes y servicios públicos, esencialmente necesidades sociales, como pueden ser la sanidad, la educación, las infraestructuras, la seguridad nacional…


También para cubrir los riesgos, por ejemplo, de desempleo, enfermedad, desigualdad (por ejemplo, el ingreso mínimo vital).


Igualmente, para cubrir objetivos extrafiscales, entendiéndose por ellos los que se refieren a la política económica y social, como pueden ser el fomento de actividades preferentes (por ejemplo, la inversión en investigación, el I+D+i, la industria audiovisual…), el apoyo a grupos sociales deprimidos o en riesgo de exclusión, para estabilizar la economía (por ejemplo, en la Isla de La Palma tras el desastre del volcán) o para reducir la desigualdad. En estos casos el afán recaudatorio pasa a un según nivel.


¿De dónde proviene esencialmente el dinero recaudado?


De las rentas de los contribuyentes, su riqueza y el consumo que realizan, además de ciertas particularidades cuando el Estado debe hacer algo especialmente adecuado para una determinada Comunidad.


Se hace a través de tasas, contribuciones especiales e impuestos, además de otros ingresos públicos no tributarios, como pueden ser los precios públicos u otros no públicos (por ejemplo, multas, recargos, sanciones, ventas de patrimonio, etc…)


También pueden darse tipos impositivos sobre actividades dañinas (tabaco, emisión de CO2, medioambientales…) recayendo sobre el consumidor ese impuesto añadido.


¿Cuáles son los principios del diseño impositivo?


Según el artículo 3.1. de la Constitución Española debe respetar los siguientes principios:


  • Generalidad, o lo que es lo mismos, todos los contribuyentes han de contribuir.

  • Capacidad económica, es decir, los contribuyentes deben tener capacidad de pago según su consumo, riqueza y renta.

  • Igualdad, a través de una equidad horizontal, es decir, no puede haber trato discriminatorio y así deben tributar lo mismo los contribuyentes que se encuentren en una misma situación. También conocido como equidad horizontal.

  • Progresividad, que viene a explicar que el que está en mejor situación económica debe tributar de forma proporcionalmente mayor a los que tienen menos. Es lo que también se llama equidad vertical.

  • No confiscatoriedad, que consiste en que la recaudación impositiva nunca podrá ser tal que conlleve la privación completa de bienes del sujeto, es decir, el 100%.

Además, para un buen diseño, se debe establecer elementos que permitan un cumplimiento fiscal correcto, como pueden ser:

  • Concienciar del coste de los servicios públicos.

  • Aplicar normativa comprensible para cualquier contribuyente.

  • Facilitar los instrumentos para hacer las presentaciones y declaraciones.

  • Perseguir el fraude.

Igualmente, el diseño fiscal, debe partir de un principio de neutralidad, donde no intervengan posiciones predominantes de ningún tipo, sino que se tenga en cuenta lo que realmente necesita la Comunidad.


Para los siguientes posts trataremos las definiciones de los diferentes tributos, así como los conceptos tributarios básicos (hecho imponible, base imponible, exenciones, base liquidable, tipo de gravamen… y otros).


Este post ha sido escrito por MARIO CABRERA y PAT KENNE.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti