El bono joven de vivienda


Puzzle Pieces-AbsolutVision | Pixabay
Puzzle Pieces-AbsolutVision | Pixabay

Después de anunciarlo a bombo y platillo como uno de los grandes apoyos del Gobierno a la Comunidad más joven, parece ser que el próximo 18 de enero se aprobará el Bono Joven de Vivienda, con un presupuesto de 200 millones de euros incluido ya en los Presupuestos Generales del Estado de este 2022.


En el reparto porcentual, los mejor parados son Andalucía (17,5%=35,68 millones de euros), Cataluña (16,4%=32,79 millones de euros) y Madrid (14,1%=28,58 millones de euros). Canarias, por ejemplo, recibe el 4,6%=9,17 millones de euros.


Requisitos (casi definitivos):

  • Bono a aplicar en el alquiler.

  • 250 euros al mes durante dos años.

  • Destinado a jóvenes entre 18 y 35 años.

  • Aplicable en ciudadanos españoles, de algún país de la UE, Suiza o de terceros países con residencia legal en España.

  • Residencia habitual.

  • Límite el alquiler: 600 euros, con posibilidades de ampliar, según la comunidad, (puesto que tienen competencia en Vivienda) hasta 900 euros.

  • Necesidad de tener un contrato de trabajo.

  • Destinar los 3.000 euros anuales concedidos a costear dicha vivienda y no a otros efectos.

  • Límite de ingresos: Una renta inferior a 3 veces el INDICADOR PÚBLICO DE RENTA DE EFECTOS MÚLTIPLES (IPREM): 24.318 euros/año, o lo que es lo mismo, 12 pagas al año: 2.026 euros al mes. 14 pagas al año: 1.737 euros al mes.

  • El bono se aplicará a cada joven y no a cada vivienda.

  • Incompatibilidad con otras ayudas de otra Administración (Local o Autonómica), a menos que pertenezcan a algún colectivo vulnerable, en cuyo caso podrá completarse con más ayudas directas al alquiler de hasta el 40% de la renta.

  • Compatible con pensiones no contributivas o, por ejemplo, otro tipo de bonos sociales como el INGRESO MÍNIMO VITAL (IMV)

  • Compatible igualmente con otras ayudas enmarcadas en el PLAN ESTATAL PARA EL ACCESO A LA VIVIENDA 2022-2025.

  • Entrada en vigor el 18 de enero de este año 2022, con efectos retroactivos desde el 1 de enero.

Cuando decimos "casi definitivos" es porque esperamos que las mentes pensantes de nuestro Gobierno consideren distintos aspectos que parecen no haber tenido muy en cuenta:

  1. Al respecto de las incompatibilidades es interesante que se investiguen, cuáles son esas ayudas o prestaciones que pueden conseguirse para el alquiler en comunidades, autonomías, ayuntamientos y el resto de las administraciones públicas.

  2. Hay una enorme cantidad de jóvenes que se trasladan de su residencia habitual, por ejemplo, Canarias, a estudiar a otras Comunidades, por ejemplo, Madrid o Barcelona, donde se encuentran Universidades y Centros de Estudios especializados, viéndose obligados al alquiler. Por lo tanto, la ayuda debería de contemplar estos colectivos, a menos de que tan sólo se pretenda proteger la emancipación de los padres.

  3. Los límites de alquiler, ya sean 600 € o 900 €, resultan cuanto menos irrisorios, si se tienen en cuenta los precios medios de algunas zonas (por ejemplo, en algunas grandes capitales) y más si buscas viviendas cerca de los lugares de estudio (Universidades). Habrá que ver el texto final porque en algún momento la MINISTRA rectificó algunas declaraciones hechas por otros miembros del Ejecutivo y podría que no se diese esa limitación en el precio de la vivienda.

  4. Si el bono aplica a cada joven, y no por vivienda, si tenemos en cuenta que posiblemente una de esas viviendas de 600 euros podría ser compartida por 3 jóvenes, el Estado les estaría pagando por completo el alquiler y, además, les estaría regalando 150 euros. Los pisos-pateras no son una solución.

  5. Quizás sea más equitativo poner límites sobre el número de jóvenes y abrir la puerta a estudiantes desplazados, sin ir más lejos.

  6. Es evidente que nuestro Gobierno es muy positivista cuando habla de un límite de 2.026 euros al mes o de 14 pagos pagas al año, es decir, 1.737 euros al mes. Lo mismo deberían revisar la media que se les está pagando a nuestros jóvenes en nuestro país. Para muchos sería una fantasía cobrar esas cantidades.

  7. Y, es más, muchos jóvenes, como decíamos, son estudiantes o tienen serías dificultades para pagar un alquiler hasta que encuentran un trabajo, con lo que quizás seria más interesante considerar estas particularidades a la hora de crear el bono.

Igualmente, habrá que tener en cuenta cómo afecta la Ley de Vivienda, aún en tramitación, y cuya publicación no será sencilla y puede que se retrase, donde se recogen, entre otras cuestiones, la regulación del precio del alquiler en zonas de mercado tensionadas, bonificaciones para incentivar que pequeños propietarios bajen las rentas a los inquilinos y medidas para fomentar el parque público de vivienda.

¿Cómo solicitarlo?

A través de las oficinas del departamento de Vivienda de las Comunidades Autónomas, tanto de forma presencial como telemática.

El seguro de Impago:

El Ejecutivo también está trabajando en un Seguro de Impago que pueda cubrir un año del arrendamiento, y con una cuota que no supere el 5% del precio anual, con la intención de solucionar una de las exigencias de muchos arrendadores.

Si tuviésemos unos de esos alquileres de 600 euros/mes, es decir, 7.200 euros al año, la prima del seguro no podría ser superior a 360 euros. En su momento, informaremos al respecto.

¿Y cómo ha sido recibido?

Los ESPECIALISTAS consideran que el bono no resuelve el problema de la escasa emancipación juvenil en nuestro país, y temen que se suban los precios de las viviendas. También ponen otras medidas encima de la mesa, como es el caso de Alemania, Dinamarca, Italia o Austria que apuestan por la rehabilitación de hogares y la vivienda social.

Por supuesto, la bronca de colectivos, por ejemplo, los MIR, o del PP, y partidos afines, que han anunciado que se opondrán en las Comunidades donde GOBIERNAN, está servida.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti