Cuenta de pago básica

Actualizado: 1 feb


Piggy Bank-Joshua_Willson | Pixabay
Piggy Bank-Joshua_Willson | Pixabay

¿Quién no se ha quejado alguna vez de las comisiones de los bancos?


De hecho hoy, dándole completamente la vuelta a la historia, se ha convertido en uno de los recursos de marketing más utilizados para atraer a clientes:


Si éste te cobra más, yo te cobro menos... o no te cobro.

Al margen de esta guerra, lo cierto es que, desde años, existe una cuenta que te permite pagar un máximo de 3 euros al mes, o nada, en el caso de que estés en un estado de vulnerabilidad.


¿Y cómo es que no se conoce o resulta más difícil de encontrar en la página web de un banco que una civilización extraterrestre en nuestra galaxia?


Hagamos un poco de historia:


La DIRECTIVA 2014/92/UE DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, de 23 de julio de 2014, planteó el acceso a CUENTAS DE PAGO BÁSICAS, donde se establecía una comisión máxima de 3 euros mensuales (por todos los servicios esenciales, como podría ser domiciliar la nómina, disponer de una tarjeta de débito (no entran las de crédito), retirar efectivo de los cajeros, realizar transferencias o domiciliaciones, con un máximo de 120 operaciones al año…) y, en el caso de tratarse de un colectivo vulnerable, o en riesgo de exclusión social, no se debería de pagar nada, es decir, tendría que ser gratuita.


Esta directiva no fue adoptada en España hasta el 2017, (cosas de las prioridades de nuestros políticos) y el Gobierno del momento, no la implemento, esperando que los bancos se manifestasen sobre la cantidad a cobrar, de manera que hasta el 28 de febrero 2019, ya con el nuevo Gobierno en el poder, no se firmó una ORDEN MINISTERIAL, estableciéndose a través del REAL DECRETO 164/2019, de 22 de marzo.


En el texto quedaba bien claro lo siguiente:


Las Entidades Financieras deberán informar y ofrecer la apertura de esta cuenta en las condiciones establecidas a las personas que lo soliciten y acrediten su situación.

¿Qué fue antes el huevo o la gallina?


Porque el problema es que se habla de las “personas que lo soliciten”, pero si no lo solicitan porque no saben que existe, la situación se vuelve complicada.


Vayamos a los requisitos a cumplir:

  • La puede solicitar cualquier persona residente en la Unión Europea (que no pueda ser expulsada) o solicitante de asilo.

  • No puedes tener otra cuenta contratada para los mismos servicios y operaciones bancarias en otra entidad en España.

  • Puede tener uno o más solicitantes.

  • No es necesario contratar ningún otro producto o servicio del banco.

Para el caso de gratuidad:


Nivel de ingresos brutos:

  • La persona se debe encontrar en situación de especial vulnerabilidad o en riesgo de exclusión financiera, y para ello se tiene en cuenta el nivel de ingresos brutos, computados anualmente y por unidad familiar no superando el INDICADOR PÚBLICO DE RENTA de efectos múltiples de 12 pagas: - Casos:

  1. Persona no integrada en ninguna unidad familiar: 2 veces.

  2. Unidad familiar con menos de 4 miembros: 2 veces y media.

  3. Unidad familiar con 4 o más miembros (familia numerosa): 3 veces.

  4. Unidad familiar con persona con grado de discapacidad igual o superior al 33%: 3 veces.

El siguiente requisito a cumplir referido a la vivienda:

  • Que no concurra titularidad, directa o indirecta, o derecho real alguno sobre bienes inmuebles, excluida la vivienda real, o lo que es lo mismo, que además de tu casa, no tengas más propiedades.

  • O a la titularidad real de sociedades mercantiles, por parte de ninguno de los miembros de la unidad familiar (que no tengas empresas).

¿Qué documentación se tiene que aportar?

  • Libro de familia o de inscripción como pareja de hecho.

  • Certificado de la renta.

  • Certificado del Impuesto de Patrimonio.

  • 3 últimas nóminas percibidas.

  • En caso de trabajador por cuenta propia: Certificado expedido por el órgano gestor con la cuantía mensual.

  • En caso de paro: Certificado, donde figure la cuantía mensual recibida, tanto por prestaciones o subsidios de empleo.

  • Certificado de salario social, renta mínima de inserción o ayuda social similar (por ejemplo, Ingreso Mínimo Vital).

Carta o informe del Ayuntamiento:

Si no se tiene toda la documentación, se da la opción a redactar una carta o informe, donde se indique la composición de la unidad familiar y se explique las razones por las que debe acceder a la cuenta de pago básica.

Este informe deberá ser emitido por los servicios sociales del Ayuntamiento donde esté empadronada la persona en cuestión.

Banco:

También puede darse el caso de que el Banco solicite al potencial cliente la autorización para obtener, por medios telemáticos, y sin coste alguno, a la Administración:

  • La información antes mencionada.

  • En el caso de bienes inmuebles, con una nota simple negativa de localización en la que conste que no es titular de derechos reales (a través del FLOTI-Fichero localizador de titularidades inscritas).

  • Certificación negativa de la titularidad real de sociedad mercantiles a través del Registro de Titularidades del Ministerio de Justicia.

La solicitud y la resolución:

  • El banco está obligado a informar del reconocimiento o la denegación de la gratuidad, con un plazo máximo de 30 días, y en caso de no responder se entenderá que la acepta.

  • El plazo que durará está condición será de dos años, y se podrá ampliar si la situación persiste, con dos meses previos antes de acabar el plazo (comunicándoselo al banco).

La cuenta de pago básico debería funcionar como una herramienta al servicio del ciudadano.

Es surrealista ver como una persona que, por ejemplo, tenga que cobrar el INGRESO MÍNIMO VITAL, se le cargan todo tipo de costes, y ve mermada la cantidad disponible de tal manera que puede resultar hasta inmoral.

Como hemos podido comprobar, el protocolo a seguir puede resultar un hándicap, ya que se convierte en un peregrinaje para recopilar la documentación, y no es ágil, eficaz ni inmediato para personas sin educación financiera, (generalmente las más desfavorecidas), agravándose más el caso cuando se tienen que hacer gestiones online, o intentar que te atiendan por teléfono para pedir una cita en una situación sanitaria con la COVID, con todo el persona sobresaturado y, en algunas ocasiones, con grandes esperas.

Posiblemente haya personas para las que pagar 3 euros al mes de comisiones por acceder a los servicios no suponga un coste a considerar, aunque también las hay que tienen que mirar cada euro porque su supervivencia les va en ello, y las comisiones que les cobra el banco pueden suponer comer dos semanas perfectamente.

No es lo más sencillo del mundo, no.

Con un poco de suerte puede que encuentres algún alma caritativa, de esa que ha visto como su banco ha ganado miles de millones y en la misma proporción despide a miles de personas de su plantilla.

Seguramente así se dé cuenta que puede pasar de estar un día detrás de una mesa manejando el dinero y las voluntades de los demás, y al día siguiente en la calle.

Quizás te ayude y puedas resolverlo fácilmente.

Y sino, puedes recordarle que la directiva europea establecía que:

Para que los usuarios de las cuentas de pago básicas puedan ser atendidos de manera adecuada, los Estados miembros deben exigir a las entidades de crédito que velen por que el personal pertinente tenga una formación adecuada y por qué los posibles conflictos de interés no repercutan negativamente en los clientes.

Y esto no es banal. Este post se escribe porque no es la primera, ni la única persona, que nos comenta el trato recibido en su sucursal, por trabajadores de banca insensibles no sólo a su situación, sino ignorantes de la existencia del producto o simplemente con un maltrato al cliente que puede ser perfectamente denunciable.

Siendo benevolentes, y si no hay otra solución, le puedes pedir ayuda a alguna virgen o santo. Al fin y al cabo, si una de ellas puede ser PRESIDENTA DE HONOR DE UN CABILDO en Canarias, también podrá mediar por sus conciudadanos, ¿no?

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti