Crear una empresa


hiker-aitoff - pixabay
hiker-aitoff - pixabay

Hay caminos que para recorrerlos se necesita algo más que una brújula y un mapa.


Por más que sepamos a donde vamos, es preciso acudir a una buena guía y dejarnos aconsejar en cada momento para llegar convenientemente al lugar.


Crear una empresa es un proceso similar al de una yincana (o si le quieres dar más emoción a la aventura, lo puedes comparar a la búsqueda de un tesoro), donde tenemos que superar diferentes pruebas, para que todo vaya sobre ruedas, y a pesar de los inconvenientes que nos podamos encontrar, o de las cosas que desconozcamos, tengamos un final feliz.


En primer lugar, nos tenemos que preguntar:

¿Y para qué crear una empresa?

Razones puede haber muchas y vamos a ir a las que, desde el punto de vista de quien lo hace por primera vez, puede ser más efectivo:

  • La mayor parte del entramado industrial está formado por sociedades y para lograr la mejor aceptación en el mercado es conveniente contemplar esa misma figura (es decir, montar una empresa); en este caso, una sociedad limitada, más si van a dar servicios cualificados y de un cierto nivel de facturación.

  • Con una sociedad se da una imagen de permanencia y confianza que no la da actuar baja una licencia o un simple nombre comercial, o como profesional o autónomo.

  • Todas las empresas precisan de inversión, ya sea por aportación personal. por préstamos, a través de instituciones públicas, subvenciones, ayudas, entidades bancarias y otros. En la mayor parte de los casos se exige el trato con una sociedad.

  • A través de una sociedad se protege el patrimonio personal puesto que legalmente tan sólo se debe responder (en estos casos de deuda) por el capital social de dicha empresa.

  • El negocio (la propia sociedad) puede generar una deuda con bancos (al pedir un préstamo, por ejemplo) o con proveedores, y tanto la deuda bancaria como la de proveedores puede ser superior al patrimonio real de la empresa.

  • El fin último de una empresa es generar beneficio. A través de una sociedad se pagan menos impuestos que a nivel individual.

  • En el caso de Canarias, además, y teniendo en cuenta la reinversión de RIC y otros recursos financiero-fiscales, siempre es interesante su creación.

  • Imprescindible si quieres acceder a la Administración, Ayudas, Subvenciones, y otros instrumentos o herramientas oficiales.

¿Qué tipo de empresa crear?

El ordenamiento jurídico español contempla diferentes tipos de formas mercantiles, con un amplio abanico según las necesidades de sus socios, el objeto social y su fórmula de funcionamiento.

En este caso nos vamos a referir a la forma más habitual: la Sociedad Limitada.

¿Qué es una sociedad limitada?

Una sociedad de carácter mercantil en la que el capital social está dividido en participaciones sociales, integradas por las aportaciones de todos los socios, quienes no responderán personalmente de las deudas sociales.

¿Cuáles son los trámites para la puesta en marcha?

A manera de check-list enumeramos los principales:

  • Solicitar la Certificación negativa del nombre de la sociedad en el Registro Mercantil, o lo que es lo mismo, que el "nombre" que le queremos poner a nuestra empresa esté disponible.

  • Firmar escritura pública de Constitución de la Sociedad ante notario.

  • Solicitar el Número de Identificación Fiscal en la Agencia Tributaria (se hace en paralelo a la constitución de la escritura pública).

  • Liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados en la Consejería de Hacienda de la Comunidad Autónoma (en el caso de Canarias hay excepciones que permiten que no se tenga que hacer pago alguno al respecto).

  • Inscripción de la empresa en el Registro Mercantil.

  • Obtener el número identificativo de Afiliación a la Seguridad Social en la Tesorería General de la Seguridad Social.

  • Dar el Alta en el Censo de Empresarios en la Agencia Tributaria.

  • Liquidar el Impuesto sobre Actividades Económicas en la Agencia Tributaria (las empresas de nueva creación están exentas de la liquidación durante los dos primeros ejercicios, si bien ha de realizarse el trámite).

  • Afiliar a los socios a la Seguridad Social.

  • Dar de Alta, en el Régimen de la Seguridad Social que corresponda, a cada uno de los socios trabajadores y/o administradores.

  • Inscribir a la empresa en la Tesorería de la Seguridad Social, que asigna al empresario un número para su identificación y control de sus obligaciones con un Código de Cuenta de Cotización.

  • Comunicar de apertura del centro de trabajo en la Consejería de Trabajo de su Comunidad Autónoma.

  • Solicitar las licencias pertinentes en función del tipo de actividad de la empresa y si se utiliza un local o no.

Otros trámites

  • Obtención y legalización del Libro de Visitas en la Inspección Provincial del Trabajo.

  • Alta de los contratos de trabajo, en el caso de que existan trabajadores por cuenta ajena.

  • Registro de signos distintivos como patentes o marcas en la Oficina Española de Patentes y Marcas.

  • Registro de ficheros de carácter personal en la Agencia Española de Protección de Datos.

¿Cómo realizar los trámites?

Estos trámites pueden realizarse en persona o también a través de un PUNTO DE ATENCIÓN AL EMPRENDEDOR (PAE), pudiendo localizar el más cercano a tu domicilio en este ENLACE, o directamente -con certificado digital- a través de Internet.

Grado de utilización:

  • Es el tipo de sociedad más habitual, sobre todo en el caso de pequeños empresarios y la más recomendable para operar en el tráfico jurídico para la mayoría de las actividades comerciales.

Número mínimo de socios:

  • 1 (uno).

Responsabilidad de los socios:

  • Solidaria entre ellos y limitada al capital aportado.

Clase de socios:

  • Trabajadores y/o capitalistas.

División del capital social:

  • Participaciones.

Obligaciones fiscales:

  • Impuesto de sociedades e IGIC (En el caso de Canarias) o IVA (peninsular).

Régimen Seguridad Social:

  • Régimen de autónomos para administradores y socios que tengan control de la sociedad.

  • El resto en régimen general: Atención a los beneficios potenciales por COVID u otras reducciones.

Órganos de Administración:

  • Junta General de socios y Administrador/es o Consejo de Administración.

Ventajas:

  • Responsabilidad frente a acreedores limitada al capital social y bienes a nombre de la empresa.

  • No afecta al patrimonio personal del socio.

  • Sencillez en cuanto a trámites burocráticos, tanto para su constitución como para su mantenimiento, con una gestión simplificada en comparación con la S.A.

  • Costes de constitución asequibles: sobre 400 €, capital (incluido Registro Mercantil) y S.S. aparte.

  • Capital social mínimo exigido relativamente bajo: 3.000 €

Inconvenientes:

  • Las participaciones no son fácilmente transmisibles.

  • Su venta queda regulada por los estatutos de la sociedad y la Ley, teniendo prioridad los restantes socios, en caso de que los haya.

  • En financiación bancaria exigencia de otras garantías personales.

Otros pasos en la creación de la empresa que cuestan dinero:

Existen trámites, distintos de los de constitución de la empresa y el local, que son comunes a la puesta en marcha de los negocios, tales como:

  • El gasto de abogados en la redacción de contratos.

  • Los distintos seguros, de los integrantes o terceros, de un vehículo de la empresa o del local.

  • Contratos de mantenimiento de los extintores del local o informático.

  • La asesoría fiscal, contable y laboral.

  • El registro de la marca en la oficina española de patentes y marcas.

Las previsiones de tesorería:

Por último, no hay que olvidar una necesidad recurrente que es la de tener excedente y previsiones de tesorería para el correcto desarrollo del negocio, y aquí, además de los gastos convencionales de intendencia básica (luz, agua, teléfonos, comidas con clientes, viajes, etc…) se deben tener en cuenta los de promoción del propio negocio, como puede ser la creación de una página web, o la imagen de marca de la propia empresa, además de habilitar el local para que resulte cómodo para trabajar.

En SENSEI damos un servicio especializado para la Creación de la Empresa, tanto como Sociedad Limitada como con otras formas mercantiles, describiendo sus características esenciales, ventajas e inconvenientes, el estatus legal y las obligaciones formales a cumplir, invitando también a mecanismos como la ZEC (tributación al 4%) o la RIC.

Ahora sólo hay que abrir el cofre del tesoro y comenzarlo a llenar con las monedas que nuestro negocio va a generar.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti