Ciencia y Singularidad Canaria

Actualizado: 10 feb


dea-Saydung89+Canary Islands-Clker Free Vector Images+Coronavirus Line Art-7089643+Money-Paligraf+Morphine & Security Software-Isizawa | Pixabay
dea-Saydung89+Canary Islands-Clker Free Vector Images+Coronavirus Line Art-7089643+Money-Paligraf+Morphine & Security Software-Isizawa | Pixabay

¿Qué pensarías de estas noticias?

  • Descubierta la primera civilización extraterrestre más allá de Orión.

  • Aprobada una nueva legislación a favor de las ciudades sin coches.

  • Éxito en el tratamiento que elimina el cáncer.

  • El “nuevo Einstein” hace realidad los viajes en el tiempo.

  • La solución a la desertización ha llegado.


Como comentamos en nuestro vídeo, todas estas noticias podrían ser realidad con las facilidades financieras de Canarias, porque el principal problema de la ciencia es la financiación.

Parecía que la COVID había concienciado a todo el mundo de la necesidad de que la ciencia fuese financiada convenientemente, y cuando se habla de ciencia nos estamos refiriendo inevitablemente a la investigación, en cualquier campo del saber, pero la pandemia lo que ha hecho es poner en evidencia, aún más, los problemas endémicos.


Antes de explicar las soluciones a través de LA SINGULARIDAD CANARIA, hagamos un repaso a como nos encontramos:


SALOMÉ PRAT, de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) y miembro del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), afirma que:


Los científicos reciben su sueldo, pero no reciben financiación estable para realizar su trabajo.

Según la UNESCO, España invierte hasta cuatro veces menos dinero de su PIB en ciencia, y tiene menos de la mitad de científicos por cada millón de habitantes que países como Corea del Sur, Japón, Suecia, Singapur o Alemania.


PABLO G. PÉREZ GONZÁLEZ y PATRICIA SÁNCHEZ BLÁZQUEZ, en un BRILLANTE ARTÍCULO publicado en VACIO CÓSMICO de EL PAÍS, analizaban los problemas del sistema científico español, y así explicaban como:

  • La restringida concepción de ciencia aplicada y mercantilista (buscando beneficio a corto plazo), apostando por la transferencia tecnológica y la cooperación público-privada, era un error, porque sin la ciencia básica jamás existiría la ciencia aplicada, y así ponen, como ejemplo, los detectores de luz que se han desarrollado durante lustros por los astrónomos, o la investigación, desde hace 200 años, sobre el silicio como semiconductor, y como hoy ambos son esenciales para la existencia de los teléfonos móviles.

  • La burocratización en los procedimientos de la Administración estatal conduce a situaciones en las que se puede retrasar la compra de materiales o la contratación, especialmente de investigadores extranjeros, o hacer que la mera asistencia de los científicos a congresos se merme por los intermediarios que se obligan a utilizar, o los justificantes que se tienen que aportar.

ANABEL FERNÁNDEZ MARIÑO, responsable del Grupo de Política Científica en la Asociación de Científicos Españoles en Estados Unidos (ECUSA) también lo refrenda:

La burocracia es atroz en España. Hay que mejorar la transparencia y la forma en la que se ofertan las plazas porque es un proceso largo y tedioso.

Si nos dirigimos al mundo STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) el estado de las cosas no es mejor.

En otro brillante artículo de BUSINESS INSIDER, ANÍBAL OLLERO, líder del proyecto español de robótica AERIAL-CORE, también habla de las trabas burocráticas (más del 30% del tiempo dedicado a resolverlas) y el responsable de GREEN MOON PROJECT, JOSÉ MARÍA ORTEGA HERNÁNDEZ, pionero en cultivos en la Luna, también añade:

No se va a ningún lado con el trato que se le está dando hoy por hoy a los científicos. No va a triunfar el que más ingleses traiga a las playas de Málaga, sino el que sea capaz de inventar, ingeniar, crear propiedad intelectual, ciencia y venderla.

El dinero es una clave esencial y CARLOS PICAZO, fundador de MIOTI, compañía de formación en BIG DATA e IoT lo menciona en el mismo artículo:

La media europea en inversión en I+D se sitúa en el 2,12% de PIB, cerca del 3% en los países más desarrollados. Sin embargo, España destinó en 2020 solo un 1,24% y fue de los pocos países europeos que, tras la crisis de 2009, redujo su inversión en I+D, un nivel de inversión que aún no ha recuperado.

Todos concluyen que esa escasa financiación, la precariedad laboral y los problemas administrativos, invitan a la fuga de cerebros a otros países.

De poco sirve contar con talento, y que ese talento se pueda formar en nuestro país, si luego ha de exiliarse profesionalmente para poder ejercerlo.

Y todo esto sin olvidar que hoy hay aún países donde por razones políticas, sociales, religiosas o culturales las mujeres no tienen acceso a la ciencia. La ONU, en la celebración del DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Y LA NIÑA EN LA CIENCIA, que se celebra el 11 de Febrero, recuerda que alrededor del 30% de las mujeres no tienen acceso a estudios o trabajos relacionados con el área tecnológica, lo que evidentemente representa un retraso, en una era donde debe prevalecer la equidad e igualdad de género.

Aún y todo, nuestros científicos y científicas se superan cada día, y a pesar de la falta de recursos, nos dan constantes buenas noticias como el DESCUBRIMIENTO de esa molécula natural que inhibe la replicación del virus de la Hepatitis C, o como el INSTITUTO DE INVESTIGACIONES BIOMÉDICAS DE BARCELONA ha descubierto NUEVOS MARCADORES para el cáncer de páncreas… y así podríamos seguir poniendo mucho más titulares.

Lo que sí está claro es que con muchas más opciones para conseguir financiación todo iría infinitamente mejor, y ahí es donde entra la solución de LA SINGULARIDAD CANARIA.

Si estas investigaciones localizasen, por ejemplo, una delegación, o una filial, para comercializar sus productos a través de nuestras islas, podrían acceder a:

  • Reinversión de empresas canarias que rebajan hasta el 90% de su base imponible si lo destinan a su propia empresa o a otras (como podría ser el caso de cualquiera científica) que se localizase en las Islas.

  • Dar la posibilidad a inversores privados de asegurarse una bonificación fiscal del 50% en el dinero que aportasen en investigación.

  • Sumar 20 puntos más de beneficio fiscal por encima del resto de la Península en cualquier gasto de I+D+i.

  • Tributar al 4% en lugar del 25% en Península, pudiendo repercutir en mejores precios frente a sus competidores.

¿Se imaginan la vacuna española de la COVID pudiendo acceder a fuentes extraordinarias de financiación sólo por encontrarse en Canarias?

En cuanto a la burocracia, la LEY 14/2013, DE 27 de SEPTIEMBRE, DE APOYO A LOS EMPRENDEDORES Y SU INTERNACIONALIZACIÓN, contempla opciones, y se debería profundizar mucho más para que se agilizase.

Es evidente que el sistema de financiación y la gestión de la investigación debe considerar otras opciones si no quiere seguir anquilosada en sus deficiencias históricas.

No se trata sólo de dinero, se trata de calidad, cantidad, impacto social, científico y económico, con una filosofía donde el bien de todos puede ser una realidad.

Contacta con nosotros en hola@senseigroup.net y te contaremos como hacerlo.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti