¿Cómo tributan los préstamos?


Money-Chiplanay | Pixabay
Money-Chiplanay | Pixabay

PERICH, un catalán que hacía humor inteligente a través de sus dibujos decía:


Nuestro sistema fiscal es una maravilla: el que tiene más, paga más, y el que tiene menos también paga más.

Esa es la misma sensación que tiene mucha gente, así que hemos decidido explicar el funcionamiento de algunos impuestos, y para que nadie se lleve ningún susto, que bastante tenemos con las dificultades de la COVID19.


Una de las fórmulas de apoyo más extendidas es el préstamo.


¿Cómo tributa un préstamo?


Empecemos por el principio:


Toda la operación debe ser DOCUMENTADA y JUSTIFICADA:


Se debe crear un contrato entre las partes, si quieres recuperar el dinero prestado y, especialmente, de cara a Hacienda donde deben aparecer los siguientes elementos:


  • Las partes contratantes, perfectamente identificadas, tanto el prestamista como el prestatario (quien recibe el dinero).

  • El principal, o importe total de euros que se va a prestar.

  • El tipo de interés, que es la cantidad adicional que el prestatario paga a su prestamista por recibir el dinero, y que viene marcada por un porcentaje sobre la cantidad total a devolver. Para el caso es muy importante conocer la LEY DE AZCÁRATE, una norma de 1908, que sigue vigente en el ordenamiento jurídico, y que marca lo que se entiende por USURA que permite impugnar el abuso en el interés pactado, cuando es notablemente superior al PRECIO DEL DINERO en el mercado, y que puede llegar a determinar la nulidad de un préstamo. La recomendación es negociar un porcentaje justo, similar o por debajo del MERCADO INTERBANCARIO.

  • El plazo para reintegrar las cantidades (el principal más los intereses).

  • LAS COMISIONES o GASTOS ADICIONALES, que como consecuencia de la formulación del contrato pudiesen ocasionarse, y que cuando se trata de préstamos entre personas o entre una persona y una empresa, no suelen incluirse pero que pueden ser, por poner algunos casos, las COMISIONES DE ESTUDIO o COMISIONES DE APERTURA (cuando se trata con bancos), por cambio de contrato o sus condiciones a futuro, por la cancelación anticipada… especificando quien las paga y cómo.

  • Explicar cuál es el destino del dinero.

Cláusulas especiales:


Son los pactos entre las partes que, si no son explicitadas en el documento de adhesión, es decir, en el contrato, no se pueden exigir. Por ejemplo:


  • La AMORTIZACIÓN ANTICIPADA, que es la posibilidad de saldar la deuda antes del vencimiento pactado, acortando el plazo de devolución. En tanto el prestamista está perdiendo una parte de sus intereses se puede establecer, o no, una penalización por la devolución del dinero antes de tiempo, y debe quedar claro si es total o parcial.

En caso de establecer penalización es conveniente establecer porcentajes que no superen el 0,25 de la cantidad pactada o el 0,15, en el caso de ser préstamos de larga duración (por ejemplo, cinco años), aunque hay casos, como sucede en la banca tradicional, que establecen porcentajes de hasta el 3%.

  • La CONVERTIBILIDAD DEL PRÉSTAMO en un PRÉSTAMO PARTICIPATIVO, donde el dinero prestado, además de un interés fijo, tiene un interés variable por los resultados económicos que obtiene la empresa que ha recibido el préstamo.

Idealmente debe estar sometido a un momento específico en el que se cumpla un hito, de manera que el prestamista sepa que va a obtener un mayor beneficio que a través de un préstamo ordinario porque la evolución de la empresa vaya a mejor, o se haya establecido un compromiso o una mayor confianza con dicha evolución empresarial.

  • La capacidad que tenga el prestamista a AMPLIAR EL PLAZO o LA CANTIDAD PACTADA, y que puede ser rechazada por el prestatario porque considere que ya no necesita a ese prestamista por la evolución positiva de su negocio.

Lo que no está escrito no existe, así que si no aparece en la redacción del contrato puedes encontrarte con que una de las partes no está dispuesta a aplicar nada nuevo.

¿Y cómo se resuelve todo esto en Hacienda?

Los préstamos, sean como sean, son operaciones sujetas al IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONALES o ITP.

Sin embargo, tanto la LEY DEL IVA, como la LEY DEL IGIC (aplicable en Canarias), como la del ITP, declaran EXENTOS los préstamos simples y no tienen que tributar, aunque se tiene que INFORMAR a Hacienda del hecho.

El préstamo se puede materializar a través de un documento privado o elevarlo a escritura pública a través de un notario, y en este caso, si está sujeta a la modalidad de los ACTOS JURÍDICOS DOCUMENTOS o AJD, pero siempre que contemple una garantía real o un acto inscribible en el REGISTRO DE LA PROPIEDAD.

Si no es el caso, la operación no estará sujeta al impuesto.

En resumen, quedará exento de tributar por:


  • IVA o IGIC

  • ITP


Sólo tributa si:


  • Se presenta ante escritura pública y contiene un acto o contrato inscribible en algún registro público (por ejemplo: una garantía sobre un bien inmueble).

Cuando el préstamo se realiza para una ampliación de capital hay una tasa del 1% del capital aportado, aunque estas aportaciones están exentas del impuesto.
En el caso de préstamo simple, se recomienda un contrato personal para ahorrarse la tasa notarial y hacer todos los trámites en Hacienda vía online.

¿Y hay que hacer algo en Hacienda?


Si, porque una cosa es que esté exento y otra que no se tenga que declarar, ya que de esa manera se podrá constatar, la forma y manera en que se ha llevado a cabo todo el préstamo y la fecha en que se ha hecho (incluso si es un documento privado sin llevar al notario).


¿Qué trámites hay que hacer?


  • La autoliquidación del Impuesto se realiza en el MODELO 600 o MODELO 620 dependiendo del tipo de bien y se ingresa en entidad colaboradora, si la cuota es “a ingresar” y no se tiene que pagar en caso de estar exento.

  • El plazo para pagar, en su caso, y autoliquidar el impuesto es de 30 días hábiles desde que se celebre el acto o contrato.

  • La presentación física puede ser en cualquier parte de España, una vez pagado en entidad colaboradora si el resultado es “a ingresar”, o directamente, si se está exento.

  • En la presentación ante la Administración se debe recoger el contrato, con una fotocopia, que se quedará Hacienda, y el original, que será sellado (en caso de hacerse físicamente), o guardando copia de la presentación en caso de que se haga online.

  • Si no hay obligación de pago, se declara que es una operación no sujeta o exenta, y se hace igualmente el trámite, guardando copia de la presentación.

  • Si, se hace con escritura pública (pero sin garantía registrable), se tiene que diferenciar entre si se hace como empresario en ejercicio de una actividad o como un particular.

Si es un empresario en ejercicio de su actividad no está sujeta a:


  • ITP

  • AJD

Y puesto que la escritura da fe de la fecha, no es preciso presentar este 600.


¿Y cuál es la razón de acreditarlo ante Hacienda?


Hacienda puede tener conocimiento de la operación, por ejemplo, a través del banco, y si no hay declaración, puede practicar una liquidación, y por eso es esencial conocer la fecha en que se ha producido el préstamo.


Igualmente se tiene que conocer el origen de los fondos ya que Hacienda podría considerar que es blanqueo de capitales.


Y si tienes duda, ponte en contacto con nosotros en hola@senseigroup.net

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti