¿Cómo solicitar financiación?


Cute-Pencilparket | Pixabay
Cute-Pencilparket | Pixabay

Las entidades financieras, ya sean bancos, fondos o cualquier otra institución con regulación específica, exigen documentación transparente de sus clientes (particulares o empresas) en su relación habitual.

Esta exigencia es mayor cuando se solicita financiación, en cuyo caso la documentación se refiere a la identificación absoluta de la solvencia del cliente, su capacidad de repago y el destino que va a recibir dicha financiación, además de la operativa empresarial y la relación que tiene con la entidad financiera.

Por lo tanto, la entidad recopila o solicita, protegida por la Ley, información sobre:

  • La gestión habitual del cliente (su trabajo o negocio).

  • Los mecanismos propios del funcionamiento del negocio.

  • Las fuentes y origen de sus fondos operativos (propios o ajenos).

  • El endeudamiento pasado, presente y futuro.

  • Su histórico personal profesional y el de la empresa.

  • Las garantías/propiedades o avalistas que pudiese tener u otras contragarantías.

  • Además de mantener en archivo absolutamente toda la información que ha facilitado el cliente en otras ocasiones por si se pudiese dar algún tipo de discrepancia en momentos distintos.

Estas exigencias suelen ser más flexibles cuando se trata de operaciones con garantías hipotecarias con un bien libre de cargas y siempre que dicho bien y el propietario (sea persona física o jurídica) queden obligados en su máximo extensión por el contrato que finalmente se firme de financiación, si bien en estos casos el monto a conseguir no suele superar, en el mejor de los casos el 80% de la valoración de la garantía hipotecaria y, de habitual, suele ir por cantidades inferiores.

Aún y todo, podrían exigir toda la documentación que considerasen.

Por todo ello, se relacionan los principales elementos a tener en cuenta en esa transmisión de información y la forma y manera que tiene que presentarse.

Dependiendo de la valoración que se haga de dicha documentación, el responsable de la cuenta, confeccionará un informe sobre:

  • La viabilidad de la operación.

  • El rating del cliente (a fin de determinar el precio al que se puede negociar la financiación solicitada).

  • Una propuesta básica sobre garantías.

  • La cantidad ideal a conseguir.

  • Independientemente de lo que el cliente haya expresado sobre sus necesidades de cantidad y garantías.

El departamento de Riesgos la evaluará y el responsable de la cuenta hará llegar al cliente el resultado, sin que ello implique que le facilite datos concretos del informe interno del banco, pero si trasladará su negativa o aceptación, y las exigencias para dar el visto bueno a dicha operación.

La parte positiva de este examen es que la documentación exigida, y la forma y manera en que la solicitan, sirve igualmente de testeo para el control interno de la empresa, ayudando a llevar una mejor Administración de la misma.

¿Y cuál es esa documentación?

1. Acreditación de histórico:

La normativa interna habitual de las instituciones financieras exige una relación documentada de, al menos, dos años previos con dicha institución, para establecer el nivel de confianza en una empresa y su gestión a la hora de solicitar financiación.

-En el caso de una empresa de nueva creación:

  • Se suele exigir documentación sobre empresas pasadas, o la vinculación que se tiene con la industria, además de un informe que resuma todo ese histórico.

-Documentación relativa a empresas pasadas:

  • Con demostración de la vinculación real a la misma, ya sea como accionista o como profesional bajo contrato (laboral, servicios externos o de colaboración).

  • En el caso de no poder acreditar relación real con empresas pasadas, documentación sobre la vinculación mediante contratos de representación, de servicios, laborales o similares.

-Documentación oficial como socio de la sociedad:

  • Escrituras donde quede vinculado el socio.

  • Documentación fiscal de liquidación de rentas y beneficios de dicha empresa, al menos de los dos últimos años.

  • Informes bancarios con movimientos mensuales y/o anuales de los dos últimos años.

-Documentación personal:

  • Sobre liquidación de renta, o similares, de la persona física vinculada a la operación, ya sea por ser administrador de la empresa o socio de la misma, y en el caso de ser varios los socios, la misma información de cada uno de ellos, tanto en su relación con la empresa en cuestión como de otras, en el caso de que apareciesen vinculadas.

-En el caso de liquidación de empresa pasada:

  • Documentación legal de dicha liquidación.

  • Contrato o acuerdo sobre las resoluciones de la liquidación con la forma y manera en que se liquidan los activos tangibles e intangibles de la empresa y su cesión, en el caso de que así sea, a los accionistas o participes de la empresa.

  • Transferencia bancaria entre empresa liquidadora y destino de los fondos, en el caso que ese destino sea alguno de los socios en la empresa de nueva creación.

- Profile de la/s empresa/s pasada/s.

- Profile de la empresa nueva.

- Curriculum personal del accionista que solicita financiación.

- Curriculum personal de otros socios vinculados a empresas antiguas.

- Declaración de ingresos pasados, mediante renta o similar de las personas físicas cuando no están vinculadas directamente con la empresa.

2. Origen de los fondos para la creación de la empresa y su actividad habitual:

La ley bancaria es especialmente sensible con el origen de los fondos en la creación de la empresa, así como en el origen de los fondos propios de los partícipes, la aplicación que se hace de los mismos en la actividad del negocio, además de las entradas y salidas de dinero por cantidades importantes.

En este sentido, las instituciones financieras, además de otros “intervinientes” del mundo financiero, como podrían ser las compañías de seguros, cualquier medio de pago, auditores, contables, notarios, abogados, gestores o las personas físicas que presten servicios, están obligadas por la LEY DEL BLANQUEO DEL CAPITAL , a informar de forma inmediata a las autoridades competentes de cualquier discrepancia detectada.

Por lo tanto, es preciso conocer la Ley en cuestión y acreditar, con carácter previo a la entidad financiera o cualquiera de los “intervinientes” o en el caso de que lo solicitasen, la información necesaria, poniendo en evidencia la transparencia y legalidad del cliente.

Por otra parte, La Ley del Blanqueo del Capital gracias a su rigurosidad establece procedimientos que son excelentes para establecer los protocolos internos de control en cualquier empresa, y llevar, tanto la Administración como la relación con los clientes y con los Bancos, de forma muy eficaz, de manera que es importante seguirlos para establecer la mejor manera de actuar a nivel administrativo.

El nivel de transparencia debe ser máximo y, en este sentido, la documentación, debe ser muy exigente en las relaciones comerciales y siguiendo las medidas normales de diligencia debida, que son válidas tanto para cumplir rigurosamente con esta Ley como para el buen funcionamiento de la empresa.

3. Indicios de incumplimiento y/o discrepancia:

La misma Ley obliga a la comunicación en el caso de indicio de incumplimiento, ya sea por parte de la propia entidad financiera, o de las personas que pudiesen estar relacionadas con la empresa, o por la propia empresa, en caso de que el indicio o discrepancia fuese con uno de sus clientes.

4. Otras acciones a realizar como apoyo a la solicitud de financiación:

En el caso de empresas de nueva creación, sin histórico asentado fiscalmente, es conveniente presentar las cuentas cerradas de cada ejercicio ante el Registro Mercantil, con carácter previo incluso a la presentación anual de impuestos, siguiendo el protocolo a tal fin, efectuando el depósito de cuentas.

Adicionalmente se deberá presentar toda la información fiscal parcial que obre en poder de la empresa y de su administrador (036, 111, 115, 117, 123, 124 126, 128 136, 159, 180, 188, 190, 193, 194, 196, 200, 270, 368, 420, 480, 430, 600, según el caso, además del IGIC) y relación de facturas de forma detallada (número, importe, concepto, fecha de emisión y fecha de pago).

Igualmente, y en el caso de contragarantía, se debe presentar toda la documentación asociada a la empresa o particular asociado a dicha contragarantía, y en el mismo nivel que si fuese el propio cliente.

Por último, se debe presentar una declaración de bienes, tanto del administrador de la empresa, como de sus socios, a fin de dar mayor seguridad financiera a la operación.

Y luego viene el proyecto, su viabilidad, y mil cosas más... que serán motivo de otro post posterior.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
Volcán

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti