Biomimetismo y soluciones sostenibles


Spring-Comfreak | Pixabay
Spring-Comfreak | Pixabay

¿Sabes dónde está el diseño más innovador? En la naturaleza.


El biomimetismo es la adaptación de soluciones o comportamientos que se dan en la naturaleza a experiencias como pueden ser la construcción.


Si desglosamos nuestras emisiones de CO2 en todo el mundo, está claro que la construcción de edificios y la energía son dos sectores en los que tenemos que mejorar.


La naturaleza ha estado realizando su propia investigación y desarrollo durante 3.8 billones de años así que, aunque sólo sea por el tiempo que le ha dedicado hay que escuchar que soluciones nos da a nuestros problemas de hoy en día.


Los seres humanos siempre hemos entendido el CO2 como algo negativo. La Naturaleza no ve el carbono como un problema. Lo ve como un bloque de construcción.


La Naturaleza usa CO2 como materia prima para construir cosas como árboles, hojas, algas, conchas, etc.


Los arrecifes de coral también están hechos de carbono. Más en concreto, el exoesqueleto de los corales está hecho de carbonato de calcio (CACO3).


Los corales combinan dióxido de carbono y minerales en el agua de mar para hacerlo.


Hace unos años, un investigador tomó esta receta para convertir el dióxido de carbono y agua de mar en carbonato de calcio (CACO3), que luego se utilizó para hacer hormigón.


Mientras que una tonelada de cemento tradicional produce alrededor de una tonelada de CO2, una tonelada de cemento producido con este método no produce CO2, sino que extrae media tonelada de CO2 y también se necesita menos energía para producirlo.


Ahora, ¿Qué hacemos con este cemento sostenible? Podemos hacer edificios, pero... los edificios tienden a producir mucho dióxido de carbono, debido a las emisiones generadas por el calor y la energía. Ventilación y enfriamiento, también conocidos como sistemas HVAC, pueden ser muy derrochadores y producir emisiones de CO2, debido al uso de combustibles fósiles.


Casi el 60 por ciento del consumo de energía de un edificio es destinado a calefacción y refrigeración.


Cabría preguntarse, ¿Cómo hace la Naturaleza para controlar la temperatura?


Las termitas también necesitan ventilar y controlar la temperatura dentro de sus montículos, pero no usan combustibles fósiles, así que ¿Cómo lo hacen?


El arquitecto MICK PEARCE diseñó EAST GATE, el edificio comercial más grande de Zimbabue, inspirándose en los montículos de las termitas, y siguiendo sus estructuras, se usa una masa térmica para almacenar el calor durante el día y liberarlo durante la noche.


El edificio también tiene muchas chimeneas y canales de aire para permitir que el edificio respire. Durante la noche el aire fresco del exterior enfría el núcleo del edificio y durante el día la gran chimenea central crea un ciclo de convección cerrado, enviando el aire caliente hacia arriba y fuera del edificio, enfriando constantemente el núcleo. Otro aspecto importante sobre este diseño arquitectónico es la gran cantidad de área de superficie que tiene, ayudando a disipar el calor durante el día mientras aumenta la pérdida de calor durante la noche, como las grandes orejas de conejos y elefantes, que les ayuda a regular su temperatura corporal.


Como resultado, el edificio usa un 35 por ciento menos de energía que otros edificios de la misma ciudad.


Las hormigas también nos proponen otra solución en caso de que no busquemos construir un edificio alto.


Las hormigas construyen colinas y ¿Cómo las mantienen refrigeradas?


Cuando sopla una brisa en la cima de la colina, esta brisa extrae el aire de dentro de la colina y el aire fresco entra a través de los canales construidos en a los alrededores de esa colina. Este fenómeno viene de la mano de mecánica de fluidos y es llamado EFECTO COANDA.


La naturaleza parece estar dándonos pistas en donde mirar para que encontremos una manera sostenible de calentar y enfriar nuestros edificios. Aun así, todavía necesitamos energía dentro de nuestras casas para encender la luz y electrodomésticos.


El investigador de CALTECH, JOHN DABIRI notó que los bancos de peces pueden nadar juntos sin interferir entre sí. Cada pez crea pequeños vértices detrás de ellos mientras nadan, y uso esta idea y creó turbinas eólicas con eje vertical que pueden funcionar bien juntas en las proximidades. En contraposición las turbinas tradicionales, los molinos gigantes, trabajan de manera individual y dependiendo de su posicionamiento pueden interferir unos entre otros de forma menos óptima.


Las turbinas de Dabiri intervienen entre ellas y se alimentan, aumentando su eficiencia y aprovechando al máximo el área disponible con un posicionamiento óptimo.


Un parque eólico de acceso vertical puede producir 10 veces la cantidad de energía eólica generada por un parque de ala de turbina horizontal común, los molinos gigantes.


Hay soluciones a nuestro alrededor. A veces solo necesitamos pararnos a observar lo que nos rodea, y mimetizarnos con ello.

0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

RECIBE TODAS LAS SEMANAS ALGO SINGULAR

Directo a tu email

Nuestra newsletter "La Singularidad Canaria"

es perfecta para ti